Para Ferrero, Vietti Colomé era “violento” y estaba “enloquecido” con su hermano

Policiales 11/08/2020
El otro veterinario de la causa, amigo y ex socio del imputado, brindó su testimonio este martes. Aseguró que Vietti Colomé le negó siempre haber conocido a Jaider luego de matarlo, pero que él presenció un momento cuando discutieron meses antes del hecho.
vietti colome
El abogado Francisco Lavisse en sala y Vietti Colomé siguiendo virtualmente la audiencia.

El testimonio del veterinario Roberto Ferrero era uno de los más esperados en el juicio que se le sigue a su colega Hernán Vietti Colomé, quien este martes empezó a ser juzgado por homicidio simple, acusado de haber cometido el crimen contra Jorge “Turco” Jaider en septiembre de 2017.

Tanto al testigo como al imputado los unió una amistad además de la misma profesión, por la cual terminaron siendo socios en algún momento. También, por esta relación, surgió el conocimiento entre Vietti Colomé y otro testigo en la causa, Omar “Funyo” Funes, quien acercó a la vida de estos a Jaider.

El día del homicidio

Ferrero contó ante el tribunal que el 22 de septiembre de 2017, él se encontraba en su veterinaria realizándole una cirugía un perro cuando una colega lo llamó para avisarle que frente al local de Vietti Colomé había “mucha gente”, policías y ambulancias. Según dijo, la colega lo llamó para preguntarle si sabía que podía estar pasando: “Corté, lo llamé (a Hernán) y me atendió normal, me dijo que le habían querido robar…”. El testigo aclaró que su ex socio se encontraba pasando por un “mal momento” y que pensó que podría haberse suicidado, pero no fue así.

Ferrero sostuvo que al enterarse de lo sucedido visitó a Vietti al otro día en la comisaría para llevarle algunas cosas y preguntarle qué más necesitaba. Sostiene que le cuenta lo sucedido y que le asegura haber actuado en defensa personal. Al lunes siguiente, Vietti recuperó la libertad.

hernan vietti coloméVietti Colomé negó conocer a Jaider pero un testigo lo complicó

Siguiendo con su relato, el testigo indicó que el martes una pareja se hizo presente en su negocio ubicado en la esquina de Lamadrid y Buenos Aires, en referencia a Melina Fiore (hijastra de Jaider) y Darío Ameza. “Me preguntaron si tenía cámaras y si había alguien más en el local y me pidieron que cierre la puerta”. Contó que la mujer le planteó que era hija de Jaider y que por su culpa (en referencia a Ferrero) Vietti Colomé conoció a Funes y terminó todo mal. Por ello le pidió 300 mil pesos para el viernes siguiente, que era “lo que costaba la pérdida de su padre”, narró. De lo contrario, la mujer contaría cómo habían sucedido las cosas.

Tras ello, según dijo, Ferrero se comunicó con la mujer de su ex socio que se encontraba en Paraná para que le pida que vuelva a San Francisco, algo que hizo al día siguiente. Y narró que en ese momento ambos realizaron la denuncia de amenazas y extorsión en sede policial.

Tal como habían quedado, la pareja Fiore-Ameza llegó ese viernes a la veterinaria de Ferrero a buscar el dinero, sin embargo terminaron detenidos.

La relación con Funes

Ferrero fue indagado sobre su relación con otro testigo que para la acusación es importante: “Funyo” Funes. Este contó que lo conoció por medio de otros contactos una vez que un vecino suyo (Lucas Rivarossa) sufrió el robo de su moto y tenía intenciones de recuperarla pagando un rescate, algo que terminó ocurriendo.

Sociedad y violencia

Vietti Colomé y Ferrero mantenían una amistad que, según palabras del imputado, nació en la Facultad de Veterinaria. Luego fueron socios en la misma clínica pero por una cuestión de “celos” –resaltó el primero- se separaron. Aunque para el segundo fue en "buenos términos". 

Sobre esta relación, Ferrero manifestó que Vietti Colomé “se vino a vivir a San Francisco en 2004” y afirmó que le dio trabajo junto a Silvana Sosa, otra socia. Los tres trabajaron juntos.

Agregó que mientras estaba de luna de miel se enteró que hubo un episodio de violencia entre Vietti Colomé y Sosa. Tras ello, la mujer aceptó ser indemnizada y se corrió del negocio, aseguró.

Entre otras cosas, Ferrero contó que Vietti Colomé se volvió un tiempo a Santa Fe pero le fue mal y regresó a San Francisco. Tras ello nacieron los hijos de ambos y la relación volvió a un curso normal. Incluso el primero le compró un auto al segundo.

También marcó que a Vietti la plata no le alcanzaba y que tenía problemas con su hermano Lucio, porque ante el fallecimiento sus padres estaba en trámite la sucesión. Sobre su amigo aclaró que quería quedarse con una casa quinta en Sauce Viejo, pero interpretaba que su hermano lo quería estafar. Además señaló que otro hermano en común que vivía en Italia le había dado a Lucio un poder para que decida por ambos, lo que enloqueció a Vietti.

Armas en poder de Vietti Colomé

Ferrero narró que Vietti estuvo detenido en Santa Fe en 2016, en una oportunidad donde le dijo que iba a buscar un perro que quería comprar. Esa vez fue detenido por la Policía, que le secuestró una carabina, con mira telescópica y silenciador. En su relato como testigo también este martes, Funes mencionó que el veterinario acusado quiso matar a su hermano disparándole.

Tras encontrarse ambos luego de este episodio, dijo Ferrero, habría caído en la cuenta de que quiso ir a matar a su hermano Lucio. Luego contó que Vietti Colomé siempre tenía episodios de violencia: “Si no le pegaba a uno, le pegaba a otro”.

Vietti colomé y la relación con Funes y Jaider

El problema con su hermano lo ponía nervioso a Vietti, quien –contó Ferrero- le solicitó el teléfono “de los negros de la moto”, en relación a Funes y Jaider, para que aprieten a Lucio.

Un sábado que vuelve de trabajar en Brinkmann, narró Ferrero, Vietti le pidió un favor: que lo lleve de Funes porque le había dado un dinero “y lo jodieron”. Este lo llevó porque Vietti tenía el auto roto y le dijo que no se iba a bajar. Sin embargo, al rato que lo deja Vietti Colomé se sube al auto con Funes y Jaider, con quienes mantiene una discusión porque el trabajo solicitado no se había hecho como correspondía. Es decir, Funes y Jaider no habían cumplido con matar a Lucio.

Cuando estos dos se bajan del auto, Ferrero le planteó a Hernán qué había hecho y este le dijo que lo lamentaba, ofreciéndole disculpas. Le manifestó que había "puesto plata y que los demás no cumplieron".

"Yo le dije que no quería saber nada con esta gente”, indicó en la sala.

Meses después ocurre el homicidio y Ferrero dice caer en la cuenta de que la persona muerta era quien había estado en su auto. Por eso, agregó, le pidió a Vietti Colomé que se sincere pero –afirmó- este hasta el día de hoy negó conocer a Jaider antes de cometer el homicidio.

Vietti ColoméEl crimen en la veterinaria a juicio: diez claves para entender la acusación a Vietti Colomé

 

 

Más de El Periódico

Newsletter

Te puede interesar