El proyecto de vóley que unió a tres clubes y llevó a San Francisco al plano nacional

Deportes 30 de julio de 2020
Fue entre 2010 y 2011. San Isidro, El Ceibo y El Tala se unieron para conformar junto a la Asociación de San Francisco un equipo conformado por mayoría de jugadoras locales para participar en la Liga Nacional.
San Francisco Voley (4)
El proyecto San Francisco Voley involucró a jugadoras locales que sumaron experiencia en Liga Nacional. - (Foto: DiarioSports)

A fines del año 2010 se gestó en San Francisco un interesante proyecto de voley femenino que reunió a jugadoras de los clubes San Isidro, El Tala y El Ceibo a través de la Asociación local para conformar un equipo que participe en la Liga Nacional.

Este proyecto -denominado San Francisco Voley- contó incluso con el apoyo de la Municipalidad de San Francisco y de varias empresas de la ciudad, pero se terminó diluyendo en 2011 por los altos costos que requería participar en la competencia que cambió su sistema de disputa por la baja de un importante número de equipos.

A casi 9 años de aquella incursión en la máxima categoría de voley nacional, El Periódico dialogó con los y las protagonistas que fueron partícipes de una experiencia única y que sueñan, alguna vez, pueda volver a repetirse en la ciudad.

"Un proyecto genuino"

El cuerpo técnico de aquel equipo estaba conformado por Ariel Roggero, Juan Manuel Almada, Mario Comes y Maximiliano Montenegro (PF). Fueron los encargados de conducir el grupo que -según cuentan- "fue de menor a mayor" y terminó jugando de igual a igual ante potencias como Boca Juniors o Gimnasia de La Plata.

El momento para encarar este proyecto fue el indicado. Según relató Almada, San Francisco tenía en aquellos años un nivel muy importante de jugadoras de inferiores y los tres clubes estaban muy parejos en cuanto a competitividad. 

"Para mí en particular fue cerrar un gran proyecto de inferiores. Fue una idea que trabajamos en conjunto porque vimos que era el mejor momento para realmente darle un marco a un proyecto legítimo y genuino de la ciudad. Obviamente se necesitaban jugadoras de refuerzo porque eran muy jóvenes y ninguna tenía experiencia en la Liga Nacional, pero encaramos el proyecto y tuvimos mucho apoyo de la municipalidad que nos ayudó con la infraestructura y logística", explicó el ex DT de El Tala.

"Terminamos bien, jugando de igual a igual con los mejores equipos del país y nos elimina Boca en cuartos de final que después sale campeón del torneo", agregó.

"Realmente eran chicas muy jóvenes, de 15 a 18 años y eso asombraba a los equipos de la categoría. Más allá de que teníamos refuerzos, las jugadoras de la ciudad crecieron tanto que en un momento estaban al mismo nivel y jugaron de titular muchos partidos", contó Almada.

"Lo importante de todo esto fue ofrecerles a las jugadoras, después de salir de inferiores, poder rozar el profesionalismo. Tener otro tipo de entrenamientos, con doble turno, viajes y eso le abre la cabeza al jugador", indicó.

Almada señaló que el formato de la nueva competencia truncó las aspiraciones de San Francisco Voley. Eran más viajes, menos partidos de local y por ello el certamen terminó sufriendo una sangría importante por la baja de varios equipos. "Estuvimos esperando hasta último momento para ingresar, recuerdo que tuvimos algunos problemas con el dólar también. En realidad fueron varios los factores que determinaron que no pudiéramos seguir jugando", señaló.

San Francisco Voley (2)
Montenegro, Roggero, Almada y Comes, el cuerpo técnico de San Francisco Voley. (Foto: DiarioSports)

"Con el cuerpo técnico lo vivimos de una manera muy pasional, estábamos muy comprometidos con el proyecto. El entrenamiento, la previa, lo vivíamos como nunca, fue muy lindo para nosotros", recordó Almada.

El equipo

Las locales: Yanina Asteggiano, Valentina Lardone, Nadia Berberich, Virginia Almada, Yamile Michlig, Rocío Vaugdana, Mailen Mansilla, Agustina Rossi, Eugenia Pécile, Micaela Mondino, Agustina Zurbriggen, Rocío Magnaldi, Valentina Imsand y Sofía Bulgarella.

Las foráneas: Marisol Kolman (Entre Ríos) , Josefina Lenarduzzi (Santa Fe), Agustina Fernández (Bs As), Estefanía Madrid (Bs As), Jéssica Manjabosco (Brasil) y Laura Pochmann Kirch (Brasil).

"Fue un salto de calidad"

Por su parte, la ex jugadora de El Tala Agustina Rossi afirmó que para las jóvenes locales "fue un salto de calidad" y que guarda los mejores recuerdos de aquella experiencia donde tenía apenas 15 años. "El año anterior habíamos tenido un gran año con El Tala y para mí significó mucho. Recuerdo que nos ascendieron en noviembre, nos hicieron un test físico y en marzo nos volvieron a hacer el mismo test, realmente era impresionante el crecimiento que habíamos tenido", indicó.

"Fue increíble el nivel que alcanzamos ese año gracias a esa competencia. Tuvimos un ritmo de entrenamiento muy fuerte y eso se notó porque después salimos campeonas argentinas con el club y con la selección de Córdoba", explicó.

Al mismo tiempo, sostuvo que hubo mucha gente que acompañó el proyecto en la cancha, además de la familia. "Fue un hecho muy relevante porque vino Boca, River y la gente realmente nos acompañó", indicó.

"Cuando nos reencontramos con las chicas, siempre pensamos que quizás nunca tomamos la dimensión de lo que hemos jugado y del sacrificio que hicimos. Uno lo ve desde afuera hoy y lo extraña, quiere volver a esas épocas y disfrutarlo aún más. Fue un periodo más feliz de mi vida", señaló Rossi.

San Francisco Voley (5)
(Foto: DiarioSports)


Para Yanina Asteggiano, formar parte de ese plantel "fue un gran compromiso" porque era la jugadora más grande de ese equipo y, en cierta forma, era quien trataba de unir al plantel. "Era como la capitana, tenía que ponerme el equipo al hombro -como se dice en la jerga- porque éramos muy dispares en cuanto a la edad. Había chicas de 15 y 16 años; chicas más grandes y yo que rondaba los 30 años", señaló la ex jugadora de El Ceibo.

Asteggiano también explicó que este proyecto hizo que cambien algunas criterios en los clubes locales porque jugar en el parquet del estadio "Antonio Cena" de El Ceibo para las chicas del voley no era moneda corriente. "En El Ceibo, El Tala o San Isidro era todo básquet, es la disciplina de punta y nos costaba mucho que nos presten el parquet. Al club le gustó, nos acompañó y nos puso a disposición la cancha dejando un poco de lado al básquet y el vóley en San Francisco siempre cuesta porque el básquet rige en esos clubes", sostuvo.

"Era todo muy a pulmón, tuvimos un apoyo grande de la Municipalidad y de los sponsors. Fue un esfuerzo muy grande que hizo esa comisión...", contó Asteggiano.

En esa temporada, el equipo logró avanzar en la fase regular y se enfrentó nada menos que a Boca Juniors en cuartos de final. El resultado fue favorable a las "Xeneizes" y el fin de una primera competencia que le mostró a San Francisco que podía estar a la altura.

"Fue un logro haber clasificado, en realidad el objetivo era hacer experiencia para que continúe el proyecto, tratar de pasar o de hacer una buena fase regular y no salir últimas. Al principio nos costó mucho, pero después nos amoldamos y en un momento ya jugábamos de igual a igual. A lo último ya nos sacaban ventaja solo por la experiencia que tenían los otros equipos", concluyó Asteggiano.

Los partidos más recordados

Según los protagonistas, los partidos más recordados son los cruces con Atlético María Juana, con Boca y con Gimnasia de La Plata.

"Contra María Juana era el clásico porque éramos del interior, junto con Bell, y porque teníamos un nivel muy similar, no teníamos jugadoras de gran talla como Boca o Gimnasia. Esos partidos se jugaban a estadio lleno, contra Boca tuvimos varios pasajes muy buenos y con Gimnasia también, en un partido que jugamos en cancha de El Tala. Cuando tuvimos que jugar contra River en Buenos Aires, esa también fue una experiencia muy linda", contó Asteggiano.

"Todos los partidos nos dejaron grandes enseñanzas: el clásico con María Juana, a mí me gusto mucho el primer partido con Boca porque era una potencia y le jugamos de igual a igual. Fue 3-0, pero muy parejo. También me gustó mucho el que jugamos con Gimnasia de La Plata, ese día hubo mucha gente en El Tala, y lo perdimos 3-1 con muchas jugadoras locales en cancha", contó Almada. 

¿Se puede volver a repetir?

La experiencia arrojó resultados positivos desde lo deportivo con material genuino y local, pero principalmente en el plano dirigencial y social con un proyecto que surgió desde la Asociación local y que involucró a los tres clubes de la ciudad, algo difícil de encontrar en otros deportes: la unión y el esfuerzo mancomunado de varios clubes para darles competencia de jerarquía a sus jugadores y participar de una competencia de nivel nacional.

En ese plano, Almada es positivo y considera que tranquilamente San Francisco está a la altura de volver a gestar un proyecto similar. "Siempre hay posibilidades de tener un proyecto sustentable. Lamentablemente hoy está todo afectado por la pandemia y eso impacta en las estructuras de todos los clubes", indicó.

"En ese momento tuvimos el presupuesto más bajo de la competencia. La ciudad nos apoyó mucho y los sponsors, creo que salimos con margen de superávit de los gastos que habíamos calculado. De todos modos, creo también que en ese momento todos los equipos de la ciudad estaban en un nivel muy alto de juego y el reflejo era darle esta competencia. Fue como un premio por el gran esfuerzo que hicieron todas las jugadoras", explicó.

"Ojalá pueda darse algo similar algún día porque esta es una zona muy buena en cuanto a competencia. Cuando llegan al sub 18, las chicas terminan el secundario, se van a estudiar afuera y tienen que terminar en otros lugares, porque acá no hay competencia en primera. Sería muy bueno que se pudieran volver a unir y empezar a competir por lo menos en una Liga A2 o Tres Provincias. Eso te clasifica para la Liga Nacional, y te da experiencia. Sería buenísimo y es un anhelo, pero lo veo lejos..", dijo Asteggiano.

"Se pueda armar un proyecto rápido o un proyecto con jugadoras locales. Para el primero se necesita mucho dinero y para el segundo se necesita trabajar mucho con las inferiores para que lleguen a los 18 años con un buen equipo y con experiencia. Yo no pierdo las esperanzas de que se pueda lograr algo el día de mañana con un proyecto a largo plazo con jugadores locales, genuinos de San Francisco y la región", sostuvo.

Y agregó: "No es solamente es la participación y la experiencia, es que también esto hace que los chicos puedan ver estas competencias y después quieran sumarse a los clubes".

San Francisco Voley (3)

"El proyecto generó mucho entusiasmo en el municipio"

Gerardo Secrestat fue Coordinador de Deportes de la Municipalidad de San Francisco en la gestión de Martín Llaryora y contó el proyecto tuvo una muy buena recepción y por eso decidieron apoyarlo. "El voley femenino tenía un buen desempeño en la ciudad, pero nunca se había logrado que un equipo representara a San Francisco a nivel nacional. La Asociación local se acercó y lo conversó con Martín Llaryora y en ese momento los deportes de la ciudad tenían mucho apoyo de la Municipalidad, desde ya el proyecto se tomó con mucho entusiasmo", explicó.

"Lograron unir a todas las instituciones porque todos se involucraron, fue un proyecto colectivo y eso es lo bueno, cuando se pueden unir todas las instituciones y tirar para el mismo lado. Hubiera sido un lindo incentivo que continuara. Tenemos excelentes jugadoras en la ciudad y hubiera sido muy bueno que se siga participando con un equipo integral", indicó Secrestat.

Los equipos que participaron en la Liga Nacional 2010/2011

Boca Juniors, Banco Nación, Bell Voley (Bell Ville), Gimnasia y Esgrima de La Plata, Club Atlético María Juana, AYS Olavarría Voley, San Francisco Voley y la Selección Argentina Menor.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar