Vecinos impulsan dos nuevas ollas populares en Frontera para luchar contra el hambre

Local 07 de julio de 2020
Con mucho esfuerzo y compromiso brindan raciones de comida para unas 300 personas en distintos días de la semana. 
a30068-ed4c40e1256cf693017a402818550ad20f74ad25

La dura realidad económica que viven a diario muchas familias en Frontera y San Francisco llevó a distintos grupos de amigos y vecinos de la primera localidad a sumar dos nuevas ollas populares para combatir el hambre y ayudar con alimentos a quienes más lo necesitan. Con mucho esfuerzo, algunas donaciones y, sobre todo, mucho compromiso con los demás, brindan raciones para unas 300 personas en distintos días de la semana. 

Uno de estos grupos está formado por jóvenes que decidieron comenzar a entregar viandas todos los domingos en barrio Santa Teresita. Y desde hace unas semanas realizan una olla popular donde acuden unas 130 personas al mediodía a buscar su plato de comida caliente.

“Hace mucho tiempo que te queríamos a hacer algo, pero con los trabajos que tenemos -en el área de la salud y panadería- no podíamos y se nos complicaba. Con esto de la cuarentena empezamos a tener menos trabajo entonces decidimos hacer algo los domingos, porque veíamos que los fines de semana no había ollas populares”, relató Diego Arias, uno de los impulsores de la cruzada solidaria.

La iniciativa comenzó a pulmón, pero en pocos días varios conocidos, amigos y vecinos del barrio se sumaron a colaborar con este grupo de amigos solidarios. “Empezamos poniendo un poco cada uno, un paquete de fideos y así sucesivamente. En la primera olla colaboró con nosotros una sola persona que tiene una despensa, empezamos como quien dice a pulmón. Después con el tiempo se sumaron muchos vecinos donando pollo, arroz, verduras”, indicó. 

“Somos un grupo de jóvenes de entre 28 y 29 años, sabemos lo que es tener, aunque no en abundancia, y no tener nada. Hoy en día que somos grandes y podemos, gracias a Dios, decidimos ayudar a la gente con esta iniciativa: hacemos un cartel en la semana afuera del lugar y también publicamos en Facebook, tenemos amigos que tiene ollas en barrio San Roque así que les dijimos que, si esa gente necesitaba, que los manden para acá también”, dijo Arias.

Los jóvenes se reúnen todos los domingos, desde bien temprano, en una panadería ubicada en Calle 9 al 890 en barrio Santa Teresita. “Estamos haciendo entre 130 y 150 porciones, gracias a Dios estamos pudiendo ayudar a mucha gente”, sostuvo.

IMG-20200706-WA0016
Un grupo de amigos decidió organizar una olla popular todos los domingos.



Una idea que tiene futuro

Arias contó que esta cruzada solidaria fue una iniciativa que ya tomó impulso y ahora quieren continuar ayudando aún después de la pandemia, es por eso que necesitan varios elementos para continuar con esta olla popular.

“Lo que necesitamos lamentablemente son cosas caras: un mechero o una olla, porque estas cosas nos las están prestando gente amiga. Si alguien tiene para donarlo o si tiene para venderlos que nos pueda hacer un precio pondríamos un poco entre nosotros para comprarlo, porque nuestra idea es seguir haciéndolo”, indicó Arias.

Además de Diego Arias, los jóvenes que se sumaron a esta idea son Elías Pacheco, Marcos Pacheco, Claudio Bustos, Claudio Caraune, Agustín González, Andrea Arias, Mirta Rivarola y Nahuel Sánchez.

Cómo ayudar

Para colaborar, las personas que quieran hacerlo se pueden acercar al domicilio donde se entregan las viandas: calle 9 al 890, o bien al domicilio de Diego Arias en calle 96 al 659. Para coordinar donaciones de alimentos también se pueden comunicar al teléfono de Arias: 3564523477.

olla solidaria
En la casa de Mary Soria también se realiza una olla solidaria.


“Cuando era niña yo fui muy humilde y tuve muchas necesidades por eso nace esta iniciativa”

El otro grupo se conformó a principios de marzo en una vivienda, también en Frontera. Mary Soria junto a un grupo de vecinos organiza ollas populares en su propia casa donde se acercan entre 160 y 180 personas a buscar un plato de comida.

Los alimentos generalmente son comprados con dinero de su propio bolsillo o bien por vecinos que se enteran de la iniciativa y se acercan a colaborar con lo que pueden. No solo es un plato de comida, sino también a veces entregan ropa de abrigo y calzado que la gente también dona para que lo reciba quien lo necesite.

En diálogo con El Periódico, Mary contó que la idea surgió unos días antes de la pandemia y ante la necesidad de los vecinos de Frontera, Estación Frontera y San Francisco se generó un espacio donde acuden mayoría de niños y de ancianos.

“Somos un grupo cristiano que íbamos a una iglesia, ante la imposibilidad de reunirnos empezamos a ver qué podíamos hacer para ayudar al prójimo, entonces surgió la idea de hacer ollas solidarias al ver la necesidad que hay”, relató.

“Empezamos a hacerlo de lunes a viernes, pero es tanta la gente que viene a buscar comida que no dábamos abasto porque las donaciones que recibimos no son muchas. Tuvimos que cambiar de días a lunes, miércoles y viernes”, sostuvo.

ropa olla solidaria
Mary también recibe ropa que se entrega cuando la gente viene a buscar su comida.

“Siempre pensando en el prójimo”

El grupo está compuesto por seis personas que día por medio se reúnen desde la mañana para elaborar alrededor de 180 viandas. “Viene gente de Estación Frontera, barrio Parque, San Francisco y Frontera, es mucha gente, muchos niños y personas de la tercera edad, eso es lamentable que gente de la tercera edad tengan que salir a buscar su comida así”, lamentó Mary.

Pero no solo entregan viandas, sino también entregan ropa y abrigo, principalmente para los más pequeños. “A la gente le hace mucha falta, incluso cuando están esperando por la vianda también les servimos una taza de chocolatada con facturas. Les damos algo caliente mientras esperan. Nosotros hacemos todo a pulmón, la olla que tenemos es prestada y cocinamos a leña en el patio de mi casa”, indicó.

“En lo personal es muy doloroso, cuando era niña yo fui muy humilde, tuve muchas necesidades y la necesidad de ayudar surgió de ahí porque es muy feo no tener qué comer. La idea es esa que la gente se vaya con un plato de comida”, contó Mary emocionada.

“Estamos para ayudar con lo poco que tenemos, la gente que necesite puede acercarse e e invitamos también a cualquier persona que quiera acercarse para ver como trabajamos. Hoy también repartimos barbijos porque la gente que viene por ahí tampoco tiene”, concluyó.

Cómo ayudar

Esta olla popular se realiza los días lunes, miércoles y viernes a partir de las 16.30 en calle 13 al 974 de la localidad de Frontera. Para colaborar también se puede contactar a los responsables en el Facebook Olla Solidaria Frontera "Dios es Amor" o bien al teléfono 3564619544.

Te puede interesar