Políticos de Arroyito no cobrarán aguinaldo: “Es una forma de cuidar el presupuesto”, dijo Benedetti

Más información 04 de julio de 2020
El intendente de dicha ciudad, Gustavo Benedetti, precisó a El Periódico que la decisión que tomó se hizo “pensando en resguardar a los que menos ganan” y a la vez pensando en el presupuesto que resta para finalizar el año.
gustavobenedetti-1-1200x600

El Ejecutivo municipal de Arroyito decidió que no habrá pago de aguinaldo para cargos políticos jerárquicos, entre ellos intendente, viceintendente, concejales, tribunos, secretarios y asesores. Según justificaron, la medida obedece a la difícil situación económica.

Desde el Gobierno de esa ciudad informaron que el aguinaldo se abonó en un solo pago, el miércoles último, a los empleados de planta permanente y planta contratada que perciben sueldos en bruto menores a 70 mil pesos. En tanto, quienes superan esta cifra en bruto cobraron el 50 por ciento ese miércoles y cobrarán el resto dentro del mes.

Administrar el presupuesto

El intendente Gustavo Benedetti precisó a El Periódico que la decisión que tomó se hizo “pensando en resguardar a los que menos ganan” y a la vez pensando en el presupuesto que resta para finalizar el año. “Va a ser una situación difícil”.

Y añadió: “Nosotros tenemos que administrar el presupuesto para el resto del año y esta es una forma de cuidar, así como hemos generado ahorro en otras áreas, es el esfuerzo que le estamos pidiendo a los funcionarios”.

Además de la quita de aguinaldo en la planta política, desde el municipio se tomaron otras medidas para apaciguar el impacto económico de la cuarentena, como la decisión de no aumentar los impuestos.

“Esa fue la decisión que tomamos en diciembre, teniendo en cuenta que Arroyito es una ciudad de paga y que el comercio es un alto porcentaje de recaudación. En tasas, la propiedad y servicios estaban con un 30 por ciento de morosidad entonces planteamos los valores del 2019 para el 2020 y no hubo aumento de impuestos. Sinceramente arrancamos muy bien, enero, febrero, marzo. Hubo una gran adhesión. Después del 20 de marzo uno ya no puede hacer un análisis real”, indicó.

Junto con esa medida, explicó Benedetti, comenzó a controlarse el gasto público en las arcas municipales, lo que implicó recortar gastos así como optimizar los recursos. “A modo de ejemplo, con Paicor se gastó la misma plata del año pasado y se cubrieron 200 módulos más. Y con una inflación del 50 por ciento. Éste ha sido un mérito del ahorro de gastos, o más que ahorro de buscar precios”, sostuvo.

Panorama pospandemia

Respecto al panorama económico para lo que resta del año y la pospandemia, Benedetti fue cauto: “Es una cuestión complicada, más allá de que los comercios están abriendo y se están volviendo a activar, la economía está planchada. Uno toma medidas también pensando para adelante, tratando de cuidar los ahorros, los pocos recursos, porque siempre para los municipios después de septiembre y octubre empieza a bajar la recaudación”.

“Nosotros pensábamos también en llegar con algo de oxigeno económico para cerrar el año, pensando en que, con la tendencia de que siempre en los últimos meses del año baja la recaudación, este año puede ser más difícil. De todas formas sabemos que la economía se tiene que reactivar. El Gobierno nacional va a tener que ejercer políticas que lleguen a distintos puntos del país. A lo mejor se reactiva la economía, pero la previsión no está de más”, finalizó.

Te puede interesar