Los hijos del primer enfermero fallecido por coronavirus donaron plasma

Más información 04 de julio de 2020
Tras la muerte de su padre, los seis hijos de Silvio Cufré se enteraron de que ellos también estaban contagiados. Luego de recuperarse, los tres mayores, Nicolás, de 24 años; Agustín, de 22; y Matías, de 18, decidieron donar su plasma para mejorar el tratamiento de los pacientes críticos de coronavirus.
5f00b7ba60ad2_1004x564

Dos hijos de Silvio Cufré, el primer trabajador de la salud muerto por coronavirus, también contrajeron la enfermedad y tras recuperarse decidieron donar su plasma para "salvar vidas", como hacía su padre.

"Cuando estaba donando plasma, sentí que ese era mi deber y, por un momento, pensé que al llegar a casa le iba a contar lo que hicimos a mi padre... pero en verdad ya lo sabe porque él estuvo con nosotros cuando donábamos, no en cuerpo, pero si en espíritu", expresó a Télam Matías Cufré, de 18 años, uno de los seis hijos de Silvio, el enfermero que falleció a causa de la Covid-19 el 18 de abril último y se convirtió en el primer trabajador de la salud muerto por la pandemia en el país.

Entusiasmado, Matías afirmó: "Donar fue una experiencia hermosa y pienso volver a hacerlo cuanto antes".

Matías y sus cinco hermanos, entre ellos dos mellizas de 12 años, también contrajeron coronavirus cuando su padre enfermó. Silvio Cufré trabajaba en el Instituto Médico Brandsen y ninguna autoridad de la clínica le avisó que al menos dos de los pacientes a los que atendía en terapia intensiva tenían la enfermedad.

La Provincia incorporó 68 nuevos respiradores artificialesProvincia incorporó 68 respiradores artificiales

Estuvo expuesto al virus al tratar al abuelo y al padre del jugador de fútbol Walter Montillo e incluso le ocultaron la situación cuando uno de ellos falleció y le dijeron simplemente que había muerto de "un paro cardíaco".

Tras la muerte de su padre, los seis hijos de Cufré se enteraron de que ellos también estaban contagiados y luego de recuperarse los tres mayores, Nicolás, de 24 años; Agustín, de 22; y Matías, de 18, decidieron donar su plasma para mejorar el tratamiento de los pacientes críticos de coronavirus.

Agustín y Matías concretaron el jueves último la donación en el Instituto de Hemoterapia de La Plata; mientras que Nicolás deberá esperar unas semanas para hacerlo debido a una dolencia que lo obligó a tomar antibióticos.

"La idea de la donación se le ocurrió a mi hermano Nicolás y enseguida nos gustó, estábamos ansiosos; mi madre está encantada y sé que mi papá también lo estaría", asegura convencido Matías.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar