Rehabilitación del suelo pélvico: ¿para qué?

Salud 04 de julio de 2020
En San Francisco, estas alteraciones anatómicas y funcionales pueden tratarse. Te contamos dónde y cómo.
Lucía Córdoba, kinesióloga y fisioterapeuta
Lic. Lucía Córdoba, kinesióloga y fisioterapeuta, especialista en rehabilitación del suelo pélvico.

Las patologías del suelo pélvico abarcan una serie de alteraciones anatómicas y funcionales que afectan fundamentalmente a las mujeres, pero también a hombres y los niños. Pero con tratamiento, el pronóstico es alentador, según explicó la Lic. Lucía Córdoba, kinesióloga y fisioterapeuta, especialista en Rehabilitación del Suelo Pélvico. De ahí la importancia de la consulta médica y de que los médicos reconozcan este tipo de terapia y realicen las derivaciones correspondientes cuando sea necesario.

Especializada en España, la profesional explicó a El Periódico para quiénes está indicada la rehabilitación del suelo o piso pélvico. “Trata incontinencias urinarias, urgencias urinarias, ya sea con incontinencia o no, porque hay gente a la que le agarran ganas de ir al baño y necesita ir corriendo, incontinencias fecales y de gases. También vejiga hiperactiva, gente a la que le dan ganas todo el tiempo de orinar. Trabajamos preparto y posparto porque les podemos enseñar a las mujeres la etapa del pujo, la conciencia corporal de la mujer embarazada. Todos esos músculos van modificándose a lo largo del embarazo y muy importante, en el posparto, por la debilidad que deja, volverlos a trabajar”, sostuvo.

Además, indicó: “Se trabaja la episiotomía, que es el corte que les hacen a algunas mujeres en el parto. Muchas veces a las mujeres, después de la episiotomía tienen sensibilidad y empiezan a tener problemas en las relaciones sexuales, porque les molesta. Y las que no reciben ese corte, por el desgarro que se produce, también necesitan fortalecerse de nuevo muscularmente”.

En ese sentido, también se tratan problemas o disfunciones sexuales, como la ausencia de orgasmo, el dolor en las relaciones sexuales y el vaginismo. “Hay algunas disfunciones sexuales que tienen acompañamiento terapéutico psicológicamente, y otras que son biológicas”, aclaró Córdoba.

La licenciada sostuvo que también se tratan prolapsos: “Muchas veces, la mujer mayor tiene prolapsos, que es el descenso de los órganos pélvicos, ya sea la vejiga, la vagina, el útero o el recto. Puede pasar. Incluso estamos notando que hay muchos prolapsos o incontinencias urinarias porque la mujer cada vez hace más actividad física. En el running o el crossfit, por ejemplo, si uno no tiene una buena faja, genera presiones haciendo esfuerzos que van debilitando cada vez más el suelo pélvico y empiezan a aparecer las incontinencias en chicas cada vez más jóvenes, que antes eso no pasaba”.

Hombres y niños también pueden sufrir patologías

La profesional aclaró que también se trabaja con niños y hombres. En los primeros, por ejemplo, cuando hay pérdidas de orina. Más allá de que se puede trabajar en conjunto entre pediatras, psicólogos y fisioterapeutas, lo cierto es que algunas veces los problemas no son sólo psicológicos, sino que puede haber aluna alteración biológica.

El adulto también puede tener problemas. “Hay hombres que tienen la prostatectomía, cirugías de próstata, u hombres que tienen incontinencias por debilidad del suelo pélvico o hipertonía. Las dos cosas pueden causar incontinencia. También existe el dolor pélvico crónico en el hombre, en muchos casos son ciclistas, por la presión nerviosa que genera tantas horas de andar en bici. En mujeres también, por estar mucho tiempo sentadas, trabajando en un oficina”, aseguró Córdoba.

Las sesiones

Respecto a las sesiones, en las mismas se valora el cuerpo postural y muscularmente en su totalidad.

“Vemos también la parte respiratoria, las presiones que uno va ejerciendo en el cuerpo. Posturalmente cómo uno está parado. Nosotros estamos hechos con cadenas musculares. En la medida en que una persona va tomando posturas que a veces no son las adecuadas, esas cadenas musculares se van alterando y van produciendo  debilidades. Trabajamos alternando presiones respiratorias, terapia manual y liberación miofascial ya sea externa o interna. En el hombre se trabaja vía anal. En la mujer vía vaginal o anal, dependiendo la patología que ésta persona tenga”, detalló la kinesióloga.

En ese sentido, indicó: “Lo ideal sería una sesión semanal porque los músculos que tenemos en esa zona se fatigan más rápido porque no acostumbramos a trabajarlos. Siempre la primera sesión dura casi hora y media para conocer al paciente. Le hago toda la historia clínica y toda la valoración postural y muscular y la valoración interna”.

Y agregó: “Hacemos ejercicios de Kegel, hipopresivos, dependiendo las personas, y también la electroestimulación o biofeedback, que son electrodos en la zona del periné o vía interna. El tratamiento interno es más efectivo, ayuda muchísimo, también dependiendo la patología”.

Consultas

Interesados en efectuar consultas pueden comunicarse al (03564) 15617497, de lunes a viernes de 8 a 18. Vale aclarar que la terapia no requiere derivación médica.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar