Más de un tercio de los cordobeses no puede pagar las boletas de EPEC

Más información 28 de junio de 2020
La cantidad de gente que debe una o más facturas aumentó. Hoy representan un 36%. Por decreto, no se puede cortar el servicio.
epecfoto

El 36 por ciento de los usuarios de EPEC tiene algún atraso con el pago de sus facturas y está, técnicamente, en “situación de corte”. Esta cifra representa a 391.132 usuarios, sobre un total de 1.089.664.

La peor parte se la llevan las cooperativas. Su situación es aún más preocupante: el 40 por ciento debe una o más boletas. Son 184.451 usuarios sobre 455.011 a quienes brindan servicios las 204 cooperativas que operan en el interior provincial.

La cifra adeudada supone un total aproximado de 3.400 millones de pesos, lo equivalente a un mes de facturación completa de Epec, según establece un informe realizado por La Voz del Interior.

Sin título

La situación, comparada con la del 12 de abril, refleja claramente el grado de deterioro de la situación económica de las familias, los comercios y pequeñas Pymes. Hace dos meses había 288.690 usuarios de Epec en situación de mora. Es decir, un 26,2 por ciento del total.

Por ese entonces, el cierre de las bocas de atención de la distribuidora, y en especial de los puntos extrabancarios, era la principal explicación de tal grado de atraso. Se esperaba que, al normalizarse el cobro en efectivo, la situación se regularizaría. Pero no pasó: en dos meses, la mora creció y se sumaron 102 mil usuarios más.

En las cooperativas del interior, el salto de los atrasados fue aun peor: de 110.638 hace dos meses a 184.451 ahora, un 66 por ciento más.

En tiempos de normalidad, el 5% de los usuarios estaba en mora, siempre “rotando”. Cuando el COE permitió a Epec abrir los centros de atención al cliente de Epec (entre el 1 y el 16 de junio, según el lugar), se dispararon los pedidos de refinanciación de deuda, por lo que creen que hay voluntad de pago. El problema es que la cuarentena y la penosa situación económica que arrastra, hasta el momento, no tienen un final definido.

Se prevé que, en los meses siguientes, la mora irá en aumento. Paradójicamente, más morosos ahora no implicarán un crecimiento proporcional de la plata adeudada. Quien se atrasó en marzo, en abril o en mayo debía la energía de diciembre, de enero o de febrero, cuando se trabajaba con normalidad. Pagar una boleta “normal” con facturación cero fue imposible.

Quienes se atrasen ahora van a adeudar meses en los que el consumo ya bajó mucho. Por lo tanto, en términos financieros, el daño sería menos grave. Actualmente hay comercios que algo facturan y deberán pagar las boletas de los meses en los que estuvieron cerrados.

En cuanto al corte del servicio, cabe recordar que, por decreto, no se podrá realizar hasta el mes de diciembre.

Te puede interesar