Un lagarto argentino invadió Estados Unidos y preocupa su impacto ambiental

Más información 15 de mayo de 2020
Los reptiles devoran todo a su paso y no tienen depredadores. Los científicos buscan erradicarlos del mapa por su impacto en el ecosistema local.
Lagarto-marau-rs-dsc00972_1589579002
Las autoridades pidieron a la población que alerten cada vez que vean a un tegu, vivo o muerto.

La División de Recursos de la Vida Silvestre del Departamento de Recursos Naturales (DRN) del estado de Georgia, Estados Unidos, alertó sobre una especie de lagartos invasores que amenazan la vida silvestre del lugar

Se trata del tegus argentino blanquinegro o lagarto overo, que puede crecer hasta una longitud de 1,4 metros y pesar cuatro kilos y medio o más. El reptil es nativo de América del Sur y se alimenta de los huevos de aves y otros reptiles que hacen sus nidos en el suelo, como gallinas, codornices, pavos, caimanes estadounidenses y tortugas de tierras. Estos lagartos también comen frutas, verduras, comida para mascotas, carroña y otros animales, como langostas y tortugas, según informó el DRN. 

(DRN de Georgia)

(DRN de Georgia)

Los miembros de esta organización trabajan avistando y rastreando a estos animales, y su objetivo es erradicar la población salvaje en los condados de Toombs y Tattnall en el sureste de Georgia. 

Al parecer, esta especie pudo llegar hasta Georgia cuando miembros que estaban en cautiverio fueron liberados en la naturaleza. El tegu blanco y negro argentino (Salvator merianae), es la mayor de todas las especies de tegu, originaria de Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina.

De negro a gris oscuro con bandas moteadas blancas en la espalda y la cola, estos reptiles pueden vivir 20 años. Las crías tienen un color verde brillante en la cabeza, que se desvanece a aproximadamente al mes de nacimiento. Los tamaños varían según la edad: las crías pueden tener entre 15 y 20 centímetros de largo; mientras que los adultos documentados en estado salvaje en Georgia promediaron un poco menos de 60 centímetros.

Estos reptiles poseen hábitos diurnos, son rápidos, buenos nadadores y pueden permanecer bajo el agua durante largos períodos de tiempo. 



Los tegus tienen pocos depredadores y se multiplican con velocidad. Pueden poner unos 35 huevos al año.

En Argentina, los tegus se encuentran desde el nivel del mar hasta altitudes de 1.250 metros. Estos animales son legales como mascotas en Georgia, pero es ilegal liberarlos en la naturaleza.

Las autoridades pidieron a la población que alerten cada vez que vean a un tegu, vivo o muerto. 

Fuente: DPA

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar