Una ex policía con arresto domiciliario le puso la tobillera a su caniche y salió a robar

Policiales 04 de abril de 2018
La mujer, de 37 años, cayó por cuatro asaltos. Su pareja es agente penitenciario. Investigan al instalador.
B11p_HMiM_930x525__1
Miriam Emilce Vaca Guevara fue desafectada de la Bonaerense en 2016.

Una mujer de 37 años fue detenida tras asaltar un local en el centro de La Plata. Más tarde, la Policía comprobó que se trataba de una ex agente de la Bonaerense con prisión domiciliaria que le puso la tobillera a su perro para poder salir a robar.

El hecho ocurrió el miércoles de la semana pasada en un comercio ubicado en el cruce de las calles 10 y 49, en la capital provincial. De acuerdo al relato de la vendedora, una supuesta clienta entró al lugar, eligió varios productos y charló por unos minutos hasta que sacó un par de armas y reveló sus verdaderas intenciones.

Se llevó, entre otras cosas, un teléfono con rastreo satelital que le sirvió a la Policía para detenerla a menos de 100 metros del local. Entre la ropa de la sospechosa se encontraron etiquetas del local asaltado, el celular rastreado y las dos armas usadas para intimidar a la víctima: un revólver calibre 38 sin marca visible, con la numeración suprimida y tres balas, y la réplica metálica de una pistola negra.

De acuerdo a lo publicado por el diario El Día, la Policía no demoró en vincularla con tres robos similares que habían ocurrido en los días previos en la misma zona. Incluso la vieron en las cámaras de seguridad de los comercios.

Al ser llevada a la comisaría Primera, donde la acusaron por "robos calificados, portación de arma de fuego y privación ilegal de la libertad", la mujer dio un nombre falso.

La mentira se sostuvo durante el tiempo que les demandó a los investigadores cruzar las huellas dactilares de la acusada con el registro de antecedentes, en el que aparecía ingresada con su verdadera identidad: Miriam Emilce Vaca Guevara, de 37 años, oficial de la policía bonaerense desafectada de servicio y con arresto domiciliario desde noviembre de 2016.

Al parecer, Vaca Guevara tenía arresto domiciliario por una causa caratulada "resistencia a la autoridad y encubrimiento", por la que fue detenida en septiembre de 2016 y alojada en la Unidad Penitenciaria 51 de Magdalena, donde no permaneció más de dos meses.

La Policía detectó además que la ladrona debía cumplir con ese beneficio bajo monitoreo de una pulsera electrónica que, por supuesto, no estaba usando.

El dispositivo fue hallado en la casa de la detenida, en la localidad de Los Hornos, "colocado en el cuello de un perro caniche".

Investigan al instalador

Fuentes oficiales confirmaron que la malla del dispositivo de Vaca Guevara "no está violentada", por lo que suponen que "pudo sacársela porque adelgazó o estaba mal colocada".

Un dato que llamó la atención de los investigadores es que la pareja de Guevara es agente del Servicio Penitenciario Bonaerense. El hombre quedó investigado por una eventual responsabilidad en el hecho.

Fuente: Clarín

Te puede interesar

Te puede interesar