El próximo invierno comenzará a circular la garrafa “de plástico”

Tecnología 26 de marzo de 2018
El Ministerio de Energía de la Nación está a punto de homologar la normativa. Recibe sugerencias de usuarios hasta el 16 de abril. Tiene muchas ventajas sobre las de chapa. La primera fábrica que las produce es cordobesa.
garrafa-10012
Entre las ventajas de la garrafa de "plástico" se encuentra un menor peso.

El Ministerio de Energía está dispuesto a permitir que, por primera vez en Argentina, se incorpore el uso de la garrafa “de plástico” a la economía cotidiana. Por eso, el lunes 19 de marzo habilitó una consulta pública en su sitio para que los interesados planteen sugerencias y objeciones sobre la “normativa de garrafa de material compuesto”. Está en www.argentina.gob.ar/energiaymineria.

Allí se detallan las normas técnicas para la construcción, ensayo, acondicionamiento y destrucción de las garrafas de material compuesto con capacidad de 10, 12 y 15 kilos. Hay margen para enviar recomendaciones hasta el próximo 16 de abril.

Luego de recibidas, según indicaron voceros del Ministerio a este diario, se habilitará la normativa y, por ende, las garrafas conocidas como “de plástico” podrán ser utilizadas en la Argentina.

La garrafa denominada “de plástico” es, en realidad, un material compuesto formado por resina, plásticos y fibra de vidrio, que hace años se utiliza en otros países en el mundo. Argentina es uno de los pocos que todavía no las incorporó a su normativa.

En Córdoba, hasta tanto avancen los gasoductos y se construyan las redes domiciliarias, el gas natural llega apenas al 50 por ciento de la población. El resto usa gas licuado de petróleo envasado.

Ventajas

Tienen varias ventajas. La principal es que son translúcidas, de modo que se puede advertir cuánto de gas queda y, además, no habrá manera de que engatusen al usuario con relleno de arena y demás, como suele ocurrir.

Otro beneficio es que pesan menos: una de chapa que contiene 10 kilos de gas licuado pesa 11 kilos, con lo cual son 21. La de plástico pesa cinco y medio. Cinco kilos menos en el global son significativos, sobre todo cuando son las jefas de familias las que deben acarrearlas hasta el hogar.

Y otro punto a favor, no menor, es que no explotan. Ante un incendio, se desintegran y se consumen, cuando las de chapa revientan por la presión que levanta el calor.

Se hacen en Córdoba

“Esta es la garrafa del siglo 21, estamos encaminados porque vemos la decisión política de innovar”, dice Roberto Forelli, de Special Gas.

Esta fábrica está ubicada en el Gran Córdoba, en Capdevilla al 12500, y cuenta con 70 empleados. Invirtió en 2015 más de 25 millones de pesos y, desde entonces, está a la espera de la homologación de Energía. Es, por el momento, la primera fábrica del país que podría empezar a producir, a razón de ocho mil garrafas mensuales de 10 kilos.

Como hasta ahora la habilitación gubernamental no prosperaba, ocupó la maquinaria para la producción de bidones de agua y puso en pausa la compra de matricería para fabricar las de 15 y 20 kilos.

En una primera etapa, serían para consumo propio, ya que Special Gas es un jugador fuerte en el mercado local del fraccionamiento y envasado de gas tradicional. Se calcula que hay 20 millones de garrafas de chapa en funcionamiento. Las de plásticos convivirían con las tradicionales. El costo es similar: entre 50 y 60 dólares, tanto las de chapa como las de plástico.

La vida útil de la garrafa de material compuesto es de 25 años, sin mantenimiento.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Te puede interesar