Abuelos tecnológicos

Tecnología 24 de marzo de 2018
Desde abril, los centros de jubilados de la ciudad volverán a ofrecer una capacitación en informática, a partir de un convenio entre el municipio y UTN. El año pasado, cerca de 80 jubilados culminaron del curso.
curso informatica adultos mayores
El curso se dicta en los distintos centros de jubilados.

Esta semana se firmó el convenio entre la Municipalidad de San Francisco y la Universidad Tecnológica Nacional, facultad regional San Francisco, para comenzar a dictar, una vez más, la capacitación en informática para adultos mayores en los distintos centros de jubilados de la ciudad.

Esta capacitación comenzará la segunda semana de abril y se extenderá durante alrededor de ocho meses, es decir, hasta noviembre.

El curso estará a cargo, una vez más, de la ingeniería Luciana Liprandi, quien estará al frente del espacio por cuarto año consecutivo.

talleres

Temática

La ingeniera al frente del curso explicó que la temática que se aborda durante el ciclo lectivo es variada y que suele ir cambiando año tras año.

En ese sentido, explicó: “Vemos desde el manejo del mouse, con juegos didácticos, juegos de memoria, crucigramas, sopas de letras. Con eso ellos se incentivan, van aprendiendo a usar el mouse sin tener que someterse a la presión de lo que eso significa para ellos. Después a escribir en procesador de texto, vemos Excel. Además vemos lo que es Internet, Google, Youtube, redes sociales, y el año pasado empezamos con homebanking”.

Balance

Tras estar a cargo de la capacitación por tres años seguidos, Liprandi hizo un balance de lo trabajando hasta el momento: “El balance es muy positivo, porque a ellos les encanta”.

Y contó que muchos de los alumnos asistirán al curso por cuarta vez. “Muchos vuelven, a algunos ya es el cuatro año que los tengo, porque no quieren dejar, o para refrescar conocimientos. Para algunos ya es una actividad que tienen durante la semana”.

“Siempre aprendemos algo nuevo. Voy incorporando temas nuevos durante el año. Van saliendo temas y los vamos agregando e incorporando. Siempre hay gente nueva”, agregó.

El año pasado terminaron el curso cerca de 80 jubilados.

“Se me abrió un mundo”

Elena Castelli es una de las mujeres que asiste al curso desde que comenzó a dictarse. Adquirió su primera computadora luego de jubilarse y decidió comenzar a capacitarse.

pagina 21 castelli

“Empecé en 2015 pero el curso estaba empezado. Cuando llegamos era como una universidad, todos los jubilados sentados en su computadora en silencio y Luciana dando la clase. Me estudié el libro y marqué cosas porque llevaba muchas clases perdidas y a pesar de que yo había intentado aprender en otros lugares a mí se me abrió un mundo con Luciana porque era como que nos hubiera conocido a los adultos mayores”, contó la mujer, que este año seguirá capacitándose.

“Nos convertimos en adultos autónomos”

La mujer se muestra muy conforme con los avances. “Nos convertimos en adultos autónomos que decidimos sobre nuestra computadora”, manifestó.

Y agregó: “Nos pasa algo y nosotros lo solucionamos, no somos técnicos pero cosas mínimas las solucionamos”.

Además, subrayó la “integración” y la “socialización” lograda en los distintos grupos y explicó que suele darse que el que va un poco más adelantado con los conocimientos colabora con los que necesitan ayuda.

Conocimientos

Sobre las clases, la docente jubilada recordó que aprendieron desde cosas básicas hasta temas nuevos que iban apareciendo. “Hasta nos enseñó a limpiar la computadora y los pendrives de virus”.

También recordó que el año pasado se enseñó homebanking por lo que ahora muchos de los trámites que hacía en caja los hace a través de su computadora.

Las redes sociales también fueron parte del temario. “No me gustaban, pero tuve que hacerlas porque era uno de los ejercicios de clase. Además los compañeros querían que estuviésemos conectados entre nosotros. No coloqué mis datos personales pero sí recibo, por ejemplo, los informes de UEPC”, detalló la mujer.

Incentivo

Sobre los motivos que la llevaron y que llevan a otros jubilados a anotarse en el taller, Castelli explicó que los mismos tienen que ver, principalmente, porque gran parte de los alumnos tiene familiares fuera del país.

“Mis compañeros estaban chochos, ahora hablan con sus parientes, envían y reciben fotos. Yo tengo un sobrino lejos y me comunico, al minuto sé lo que hacen, antes me enteraba por teléfono. La gente conocida que se va de viaje, apenas llega al lugar nos manda sus fotos, sabemos todo lo que hacen”, aseguró.

Recomendado

Castelli recomendó el curso. “Luciana es una persona que no va a jugar, va a enseñar, no te vas a distraer en nada porque tenemos que aprender y tenemos solo una hora. Hay cosas muy lindas que hemos aprendido, hasta hemos jugado entre nosotros en clase, tanto hemos aprendido que no me acuerdo de todo”, reveló.

De alumna a profesora

A pesar de haber tomado contacto con la tecnología hace pocos años, sus avances le permiten, ahora, ayudar a otras personas que tienen dificultades para realizar algunas tareas. En ese sentido, suele enseñarles algo de lo aprendido a sus vecinas.

Te puede interesar

Te puede interesar