España: pateó a una mujer en la calle y tuvo que pagarle 60 mil euros

Más información 20 de marzo de 2018
Grabó el hecho con un amigo y lo subió a Youtube. Además, la fiscalía pide una pena de tres años de cárcel.
CAhxSH1WAAAt2yD

Todo está preparado para que Mario García Montealegre acepte una condena menor y evite ingresar en prisión. Hace tres años, cuando tenía 24, una acción suya grabada con un móvil por su amigo Álvaro Gragera —también acusado— se hizo viral: pateó a una mujer que esperaba en un paso de cebra de la avenida Diagonal de Barcelona y lo difundió en redes sociales. García ya ha abonado 60.000 euros a la víctima —un tercio más de lo que pedía el fiscal— para reparar el daño físico y moral que le causó el incidente.

Según informó el diario español El País, los abogados de los acusados están convocados este miércoles a una vista con el fiscal de delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar. Allí se decidirá si el caso va a juicio o si ambos aceptan su culpabilidad y se conforman con una sentencia que pueda evitarles el ingreso en prisión. En su escrito de acusación, el fiscal pide para ellos una pena de tres años de cárcel por un delito de lesiones y otro contra la integridad moral, con dos agravantes: alevosía y discriminación por género.

Los jóvenes actuaron con “el afán de humillar y ridiculizar a una mujer por el hecho de serlo”, según el fiscal, que pedía además el pago de una indemnización para la víctima de 45.000 euros. Si los acusados aceptan los hechos —un indicio de que sí lo harán es que han abonado con creces la indemnización como medio para reparar el daño—, el fiscal podría rebajar esa pena hasta dejarla en el umbral de los dos años de cárcel, lo que les evitaría el ingreso.

El caso

La agresión se produjo hacia las 6.00 del 22 de febrero de 2015. Como se aprecia en el vídeo, Mario García da la cuenta atrás con los dedos mientras está parado a unos metros de la mujer, G. N. S., que espera a cruzar un paso de cebra junto a una amiga. El joven toma carrera y propina una patada brutal a la mujer a la altura del tobillo izquierdo, que la hace caer de espaldas al suelo. Cuando la mujer cae, el amigo que graba el vídeo —que afronta la misma pena por los mismos delitos— se ríe. La víctima sufrió un esguince.

Éxito en YouTube
Mario García y su amigo distribuyeron el vídeo, de apenas 30 segundos, entre sus contactos de WhatsApp. De ahí saltó a distintas redes y se hizo definitivamente viral cuando lo publicó en su edición digital La Vanguardia. 

El agresor se presentó voluntariamente en la comisaría de Talavera de la Reina cuando la policía ya le buscaba. “No lo recuerdo bien, surgió de forma espontánea”, declaró entonces.

Te puede interesar

Te puede interesar