Rehabilitar canes, un trabajo y una pasión

Mascotas 17 de marzo de 2018
Gonzalo Orellano trabaja con perros desde muy pequeño. El especialista en comportamiento canino asegura que su trabajo es muy distinto al del adiestrador y cuenta sus secretos.
orellano 2

Gonzalo Orellano es un especialista en comportamiento canino y se dedica a la rehabilitación de perros con problemas de comportamiento.

El joven, que es autodidacta, empezó a trabajar con animales desde muy chico. Luego, su contacto con los canes continúo ya que trabajó como paseador de perros. A posterior, y con algunos años más, se fue especializando en psicología canina que, asegura, es algo muy diferente al adiestramiento canino tradicional.

Diferencias

“La diferencia principal es que el adiestramiento canino es psicología humana aplicada al perro. ‘Sentado’, ‘quieto’, ‘abajo’, son órdenes inventadas por el humano. En cambio, la psicología canina consta en tratar de educar a la persona en base a lo que el perro hace en su hábitat natural o cómo se relacionan los perros entre ellos y usar esas mismas estrategias para rehabilitarlo”, detalló.

Casos

Orellano trabajó en muy variados casos en que los dueños se manifestaban preocupados por alguna conducta específica del animal, como por ejemplo las fobias o las agresiones.

El primer caso en el que trabajó, según contó, fue en el de dos ovejeros alemanes. “Tenía una madre de dos años y su cachorra, que tenía 3 meses. Le tenían miedo a la escalera caracol y había que sacarles esa fobia. También he trabajado con perros con fobias a la pirotecnia”, contó.

Y agregó que son bastante comunes también los casos de perros agresivos con otros perros o con la gente.

orellano

¿Razas agresivas?

Consultado sobre si existen razas más agresivas que otras, el especialista descartó la afirmación. “No hay razas más agresivas que otras, hay razas más fuertes”, dijo.

Y explicó: “La agresión es un mecanismo de defensa que tienen todos los animales, incluso nosotros. El perros es un depredador, están preparados para defender su territorio, a los suyos o a ellos mismos físicamente, a diferencia por ejemplo de un caballo que si se asusta lo más probable es que se escape”.

“La agresión en los perros se puede provocar por la misma causa, pero la consecuencia no va a ser la misma”, agregó.

Su trabajo

Respecto a su trabajo, el joven contó que prefiere trabajar a domicilio. “Conozco el perro y a la gente, y si se puede trabajar ahí se lo hace a través de clases semanales o cada quince días. Después tengo mi centro, que es el Centro de Bienestar y Psicología Canina, y si el caso es muy extremo el perro viene a pasar un tiempo que depende de lo que necesite y cómo responde”, manifestó.

15 perros

En la actualidad, el joven convive con 15 perros, algunos propios y otros rescatados, de los cuales algunos se encuentran en rehabilitación para que luego de terminado el proceso puedan ser puestos en adopción.

Te puede interesar

Te puede interesar