Hicieron en Argentina el primer trasplante triple de Latinoamérica

Más información 05/01/2018
Fue en la Fundación Favaloro. A un joven de 19 años con fibrosis quística le implantaron los dos pulmones y el hígado de un mismo donante
trasplante
Matías junto al equipo médico de la Fundación Favaloro.
La operación fue un éxito.

Un equipo conformado por 18 especialistas concretó con éxito en la Fundación Favaloro el primer triple trasplante de Latinoamérica en un joven paciente que, tras recibir dos pulmones y un hígado, tendrá ahora una nueva vida.

“Se ha realizado el primer trasplante en Argentina y en Latinoamérica bipulmonar y hepático combinado en un paciente, quien ha sido dado de alta la semana pasada, de forma exitosa”, señaló Gabriel Gondolesi, jefe de Trasplante de Hígado, Páncreas e Intestino de la Fundación Favaloro.

Matías Proverbio fue quien recibió el transplante. Se trata de un joven de 19 años que, a los 16, le habían diagnosticado fibrosis quística, una enfermedad que afectó severamente sus pulmones e hígado. Los órganos provenían de un mismo donante,.

“Matías tenía muy comprometida su calidad de vida, principalmente en la función respiratoria. Tenía un daño pulmonar severo. Se veía obligado a recibir oxígeno permanentemente”, señaló Alejandro Bertolotti, jefe de Trasplante Cardíaco y Pulmonar de la Fundación Favaloro. 

El joven era, según Bertolotti, “un caso más de los pacientes que sufren la espera de un trasplante pulmonar, donde la falta de aire, la asfixia, es un síntoma agotador para ellos”. 

Matías esperó seis meses un donante cadavérico adecuado, con órganos compatibles en tamaño y grupo sanguíneo. Finalmente apareció y entonces se puso en marcha un operativo que requirió el despliegue de varios profesionales.

 

 

Dos equipos, uno de ablación toráxica y otro de ablación abdominal, fueron a buscar los órganos, mientras que en forma simultánea otros dos equipos comenzaron en el quirófano a preparar la cirugía. La primera parte del procedimiento fue el implante de ambos pulmones y, una vez que el paciente empezó a oxigenar de forma adecuada, se le implantó el hígado y, cuando este órgano comenzó a funcionar, se dio por concluida la operación, que duró unas doce horas.

 

 

Para Bertolotti, este resultado, como profesionales, los “obliga a más”. “El hecho de haber logrado esto nos empuja a seguir buscando y encontrando respuestas a los problemas de los pacientes”, sostuvo. Además, recalcó, la difusión de casos como éste promueve la importancia de la donación de órganos.

 

 

De acuerdo a datos del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) de Argentina, el año pasado hubo 593 donantes cuyos órganos fueron implantados en 1.482 personas. Al día de hoy, según los registros de esta institución, hay en Argentina 10.807 pacientes en listas de espera para recibir órganos y tejidos, quienes, como Matías, también anhelan una nueva vida.

Te puede interesar

Te puede interesar