Disminuyeron los casos de picaduras de alacranes en San Francisco

Salud 04/01/2018
A comienzos de año medios capitalinos alertaban sobre el incremento de los casos- unas 40 picaduras por día-; sin embargo, en el Hospital Iturraspe aseguraron que los hechos “disminuyeron considerablemente”.
Guardia Hospital Iturraspe

Las condiciones ambientales y los hábitos del verano resultan propicios para la proliferación de alacranes, con todo lo que ello supone en términos sanitarios. En Córdoba capital las estadísticas hospitalarias reflejan esta situación, sólo en el hospital Rawson –referente en infectología–, se atendieron unos 40 pacientes por día por picaduras de este tipo de arácnido en lo que va de 2018. Sin embargo, en San Francisco, contrariamente, los casos han ido en disminución, según informaron desde el Hospital Iturraspe.

Así lo confirmó el director del nosocomio local, Valentín Vicente: “Últimamente los casos de picaduras de alacranes han disminuido muchísimo, no como en otros años que era algo diario, incluso hasta varios por días”.

Según recordó el funcionario médico se registraron solo dos o tres casos la semana pasada en niños pero que no revistieron gravedad y quedaron en observación en el servicio de pediatría.  

“Afortunadamente en las últimas semanas de diciembre y en la que va de enero hemos tenido entre dos o tres por semana de picaduras de alacranes. Por lo menos hasta este momento del año. Años anteriores era común días de hasta cinco casos, lo que finalizaba la semana con entre 10 a 15 personas atendidas por picaduras”, remarcó.

Población de riesgo

Si bien sólo el uno por ciento de los casos presenta el síndrome de envenenamiento, “hay que tener especial cuidado cuando los afectados son niños pequeños-menores de 5 años- o adultos por encima de 65 años, sobre todo si sufren enfermedades crónicas respiratorias o cardiovasculares”, advirtió Vicente.

De todos modos el director del Hospital aclaró que existe stock suficiente de ampollas para tratar las picaduras que pudieran llegar a ser graves.

También describió los síntomas locales más comunes que se manifiestan luego de una picadura, tanto si se trata de un alacrán venenoso como si es de uno que no lo es: dolor intenso en la zona del aguijonazo, ardor y adormecimiento.

ARCHI_175627

Prevención, la clave

El profesional médico insistió en la necesidad de hacer prevención hogareña: como mantener la casa limpia en el interior y exterior, el pasto corto y sin acumulación de basura, escombros ni leña.

También, recomendaron poner telas mosquiteras en aberturas y resumideros, separar las camas y cunas de la pared, revisar la ropa de cama antes de acostarse y sacudir la ropa y zapatos antes de vestirse.

Te puede interesar

Te puede interesar