Lesiones por pirotecnia: el peligro que reaparece en las fiestas

Salud 03/12/2017
El especialista en cirugía de manos, Matías Gandolfo, brindó una serie de consejos para evitar consecuencias ante la manipulación de artefactos explosivos.
pirotecnia

Próximos a la llegada de la Navidad y el Año Nuevo, aparecen los fuegos artificiales y con ellos los accidentes. La parte del cuerpo que suele resultar más afectada son las manos.

Sobre este tema, se refirió el especialista en Cirugía de la Mano, miembro de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano y Reconstructiva de Miembro Superior y de la American Association for Hand Surgery, Dr. Matías Gandolfo (MP 28950/4, CE 14496), integrante del staff de médicos del Sanatorio Argentino y, junto al Dr. Juan Carlos Marquez Armas (MP 18814, CE 6206), del Servicio de Ortopedia y Traumatología.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes por pirotecnia?

Las lesiones más comunes son las quemaduras en manos. Muchas veces los petardos explotan antes de que se los pueda arrojar. Incluso la sola exposición sin los recaudos necesarios, puede generar problemas auditivos y daños oculares irreversibles. Otro peligro es la intoxicación. Los niños abren los cohetes y después se llevan la mano a la boca con plomo, azufre y pólvora.

¿Quiénes están más expuestos a estas lesiones?

Estas lesiones generalmente ocurren en niños, el grupo de mayor riesgo es de 6 a 12 años.

¿Qué hacer ante una emergencia?

En caso de quemaduras se debe lavar la zona con agua fría. Si la quemadura es en dedos, se debe, en lo posible, separarlos con gasas húmedas antes de vendarlos. No se recomienda aplicar productos. No hay que remover la piel ni reventar las ampollas. Y trasladar al accidentado al centro asistencial más cercano.

¿Qué recaudos debemos tomar para su manipulación?

La pirotecnia debe ser autorizada. Los niños nunca deben manipularla. Debe manejarse en lugares abiertos. No se debe guardarla en los bolsillos. No hay que arrojarla contra muros, cajas de luz o de gas. Nunca hay que encender pirotecnia en las manos ni dentro de ningún objeto. Al encenderlos hay que hacerlo por su propia mecha, de a uno por vez, alejándose. Cuando un producto no explota no debe tocarse.

Te puede interesar

Te puede interesar