Transforman en ladrillos las botellas de plástico recolectadas en barrio Catedral

Sociedad 02/12/2017
Una muestra de compromiso ecológico promovido por el Centro Vecinal, que involucra a un microemprendimiento de materiales ecológicos para la construcción.
IMG_2385
Los cestos para depositar botellas de barrio Catedral.

Desde hace unos años, el Centro Vecinal de barrio Catedral viene trabajando para generar concientización sobre el cuidado del medioambiente. No solo lo hace con los residentes del sector, sino que también involucra a las instituciones educativas. Uno de los proyectos había sido la instalación de cuatro cestos de basura para el depósito exclusivo de botellas plásticas, un recurso que Arístides Toncovich,  un microemprendedor ambientalista, está utilizando para generar ladrillos plásticos para la construcción.

"Desde que estamos en el Centro Vecinal comenzamos a darle énfasis a la concientización en la clasificación de los residuos. Fuimos los primeros en colocar tachos de basura diferenciados en los lugares de mayor afluencia de gente, como estaciones de servicio, clubes, en las clínicas y escuelas”, destacó Cristian Canalis, presidente del Centro Vecinal.

En octubre de 2016 se instalaron los contenedores para recolectar botellas plásticas que tuvo una muy buena repercusión no solo en los vecinos del barrio sino en mucha gente de otros sectores de la ciudad que se acerca a depositar allí sus plásticos.

“Pensábamos que estaba bien que la gente tuviera un lugar de referencia para llevar las botellas, pero luego nos surgió el qué hacer después, si todo iba a parar a un mismo lugar. Entonces apareció este hombre, que con su microemprendimiento se ofreció a solucionarnos el problema de qué hacer con el residuo plástico”, señaló el vecinalista.

El hombre de las botellas

Toncovich se describe como un multioficio, interesado en el tema de la construcción, pero más que nada de la construcción sustentable. Y desde ese punto de vista, viene trabajando en distintas alternativas para aprovechar los desperdicios y reutilizarlos.

“Ya venía trabajando haciendo ladrillos ecológicos de suelo cemento, me interesó el tema del reciclaje de plástico y cómo darle forma. Me puse a investigar, en Córdoba había producciones de ladrillos de plástico, en Mendoza distintos organismos construyeron una casa de plástico pero a lo que apunto es a la construcción de un ladrillo totalmente de plástico”, sostuvo.

Así comenzó a investigar y de Internet obtuvo los planos para construir máquinas simples para moler e inyector el plástico de una manera económica.

“Cuando vi que la gente del Centro Vecinal de barrio Catedral estaba con el proyecto de las botellas plásticas me contacté con ellos con el objetivo de reciclar el material. De esta forma nos damos una mano mutuamente”, destacó.

01fc78c0-827c-4be2-89df-86643d56ace0
Arístides con sus flamantes ladrillos



Poca arquitectura sustentable

Según el microemprendedor, pese a las ventajas de la construcción ecológica, en nuestra zona hay pocos profesionales vinculados con la arquitectura sustentable. “En el país no está todavía muy difundida la utilización del ladrillo de plástico. Sin embargo, en México hay empresas que ya construyen con estos materiales y en China también”, comentó.

De todos modos, el emprendedor no se da por vencido y propondrá comenzar realizar trabajos de divisiones internas de los hogares y tapiales con ladrillos plásticos. “Mucha gente desconfía de este procedimiento, pero tengo fe de que a medida que se conozca se va a ir utilizando más. Si en otros países están construyendo viviendas de esta manera, nosotros también podemos hacerlo”, resaltó.

Un ladrillo=30 botellas

La iniciativa se basa en triturar y compactar el plástico de unas 30 botellas para lograr un ladrillo que tiene casi las mismas medidas y capacidades constructivas que uno de barro cocido tradicional, pero es más liviano, más aislante y su producción no daña el medio ambiente, según su creador. Además, presenta una solución al problema de la basura.

“Para construir un ladrillo de unos 800 gramos, le van más o menos 30 botellas plásticas-asegura-. Y, según investigaciones que estuve leyendo y revisando, una casa construida con ladrillo de plástico termina siendo mucho más aislante que cualquier sistema de aislación térmica o acústico tradicional”, agregó.

Te puede interesar

Te puede interesar