“Pimpo” Clemente: “Cada año lo viví al máximo”

Deportes 05/11/2017
El defensor de Antártida Argentina lleva 26 años vinculado al fútbol local y regional. Jugó en 12 clubes y asegura que lo mejor fueron todas las amistades que cosechó.
11193290_864505293643993_2611026656383272556_n

La carrera futbolística de Mariano “Pimpo” Clemente (31) tiene varios puntos altos y todavía tiene reservados algunos capítulos más. Disputó el Argentino B con Sportivo Belgrano y fue protagonista de aquella gran campaña en la que la “verde” quedó en las puertas del ascenso en la temporada 2004/2005. Además jugó en Juventud Unida de Gualeguaychú, club que recuerda con mucha nostalgia.

Hoy viste la casaca de Antártida Argentina, amagó a retirarse pero dio marcha a atrás rápidamente y redobló la apuesta. “Me cuesta dejar el fútbol, los voy a hacer renegar un año más”, aseguró.

Comenzó jugando en el popular club La Milka, hoy juega con los hijos y sobrinos de sus ex compañeros, tuvo un paso por las inferiores de Unión de Santa Fe y vistió la camiseta de varios clubes de la región a los que recuerda con gran cariño, y como no podía ser de otra manera ese cariño también es recíproco.

¿Cómo llegás a Sportivo Belgrano?

Dani Primo me insistió dos años, yo siempre hacía la pretemporada en Sportivo y después me iba a La Milka y ya en el segundo año me dijo que me quede sí o sí. Ahí arranqué una hermosa trayectoria, todavía hay gente que me recuerda, me saluda y no la conozco, me recuerdan de aquellas épocas.

¿Cuál fue tu equipo en la verde?

Jugué el Argentino B, el primero que dirige Dani Primo en 2005, con el “Sapo” Montivero, Ariel “Maní” Lencinas, Cavallo, “Turu” Álvarez, Guido Rutilli, Rodrigo “Piojo” López y Fernando “Lora” Oliva, entre otros.  Hoy me toca compartir plantel de nuevo con Seba Garay después de tantos años, hablamos mucho con él de aquellos primeros pasos en los que Sportivo empezaba a surgir de nuevo.

WhatsApp Image 2017-11-01 at 18.26.47

¿Qué recordás de aquella época?

Recuerdo las canchas llenas, de local y de visitante, antes la gente acompañaba mucho más de visitante,  a lo mejor porque éramos casi todos de acá. A mí, mi viejo siempre me acompañó afuera y el caso de la Chavella que sacaba los colectivos, era la tía, grandes historias que compartimos en aquella época.

¿Alguna anécdota?

¡Uh! Sí, muchas. Antes de jugar contra San Martín de Tucumán, yo tenía que marcar al “Ratón” Ibañez, que era rapidísimo. Dani Primo me puso a marcar al “Piojo” López en el entrenamiento para que me acostumbrara y él siempre me la tiraba larga, nunca lo agarraba. Se acercó Daniel y me dijo al oído “te pasa una vez más y el domingo vas al banco”. A la jugada siguiente le metí un “guadañazo”, lo bajé  y casi lo lesiono. Se quejó mucho pero fui titular.

20294270_1494438147283544_1507143880201463329_n
Así anunció sus últimos 9 partidos pero se arrepintió y jugará un año más en el "pingüino".


¿Y a  Juventud Unida de Gualeguaychú cómo llegaste?

Me llamó Seba Monesterolo, me avisó que se lesionó un pibe y me llevó para allá. En Gualeguaychú el último año peleamos el descenso, le ganamos a Atlético Paraná en la última fecha y nos salvamos, la gente lo festejó como un ascenso, fue increíble. Hará 15 días que armamos un grupo de whatsapp con todos los chicos con los que jugaba ahí.

¿Las amistades que cosechaste es lo más preciado que te dejó el fútbol?

Sí, gracias a Dios siempre encontré grandes amistades en todos los lugares donde estuve, dejé grandes compañeros, muy buenos jugadores también, todavía me hablo con la mayoría de ellos.

¿De quién aprendiste más adentro y afuera de la cancha?

Uno con los que más hablé fue con “Maní” Lencinas, viví con él en Gualeguaychú. Charlamos mucho, él me dejó muchas cosas como persona y como jugador. A Ariel lo aprecio mucho, somos grandes amigos. Además de mi viejo, él jugó muchos años al futbol, siempre me aconsejó y me acompañó en todo.

“Donde voy siempre hago amistades, y esto lo aprendí de gente mayor que me aconsejó, es lo lindo que te deja el fútbol”.

¿Porque volviste atrás con tu decisión de colgar los botines?

Ya formé una familia y los chicos te empiezan a cambiar la cabeza, el año pasado me tocaba viajar y no era lindo llegar tarde y verlos durmiendo, los veía poco. Amagué con retirarme, pero me corté los tendones del brazo y me perdí los últimos dos partidos. No me podía retirar así, di vuelta atrás y voy a seguir un año más. Me tocó dirigir hace unos días en Antártida, tuve que darle una mano al “Negro” Dagatti y al profe Almada; y la verdad no podía, quería entrar sí o sí, me costó mucho.

¿Vas a seguir en Antártida?

Hoy encontré en Antártida un nuevo grupo de amigos, me siento muy cómodo ahí. Los dirigentes la pelean mucho, no es fácil mantener un equipo y no es fácil juntar la plata para mantener una institución. Conocí pibes muy buenos, el año pasado éramos rivales y hoy son mis compañeros. Tengo la oportunidad de enseñarles a los más chicos, hablarles y aconsejarlos, que sean lo que ellos quieran pero que luchen por eso. Yo aprendí mucho de los más grandes, me han retado, me han sentado cabeza, hoy uno a eso ya lo ve de otra manera.

“Cada año que viví, lo viví al máximo, hoy paso por otra etapa quedándome en San Francisco, estoy disfrutando más de la familia”.

¿Te ves como técnico?

Siempre digo que no voy a llegar a ser técnico pero sí ayudante. Me gusta ser el nexo entre el jugador y el entrenador, por ahí el DT tiene otras responsabilidades, no es que no me sienta capacitado pero creo que yo sería mejor ayudante que técnico.

Si tuvieses que volver a una etapa de tu carrera ¿Cuál sería?

Hubo varias etapas que me marcaron, cuando me fui a Unión en inferiores. A esa edad uno es chico y a veces no se da cuenta del sacrificio que hacen los padres para que uno haga lo que ama. Yo hago lo que amo, y eso fue gracias a mis viejos. También el año que me fui a Gualeguaychú, viví muchas cosas y aprendí mucho. Lo pongo como ejemplo a ese club porque empezó de la nada, nosotros comíamos en una piecita de 2x2 en pleno verano y hoy está en el Nacional B jugando con chicos de inferiores que yo los conozco de aquella época.

¿Te quedó algo por hacer? ¿cambiarías alguna de tus decisiones?

Mirá, hoy cambiaría una sola decisión: me quedaría en Juventud Unida. Mi tío “Pilo” quería que me quede. No me arrepiento de nada, pero me hubiese quedado un año más. Pero no me quedó nada por hacer.

tarzanito

Los clubes donde jugó

Tarzanito, Unión de Santa Fe, La Milka, Sportivo Belgrano, Juventud Unida (Gualeguaychú), Colonia Marina, Sportivo Suardi, 9 de Julio de Freyre, Deportivo Josefina, Centro Social de Brinkmann, Almafuerte de Las Varillas y Antártida Argentina.

Te puede interesar

Te puede interesar