Cómo afrontar el estrés de fin de año sin fallar en el intento

Salud 05/11/2017
El tan temido fin de año está a la vuelta de la esquina y al desgaste producido por la acumulación de las tareas diarias, ahora se le suman eventos emocionalmente movilizantes, encuentros no siempre deseados y situaciones inusuales que desafían nuestra capacidad de afrontarlas.
T2J5L3GYVBDHZHGIUSI6SYFN7I
El tan temido fin de año está a la vuelta de la esquina

El desgano, la desmotivación y el cansancio son situaciones muy habituales en los meses de noviembre y diciembre. La psicóloga María Emilia Gobbo (M.P 6876) nos explica de qué se trata este tipo de estrés y cómo hacer para convertirlo en una oportunidad de cierre y renovación.

La profesional explica que el estrés es una reacción física y psicológica normal de nuestro organismo que nos permite reaccionar ante situaciones de peligro. El problema surge cuando aumentan nuestras exigencias y el estrés se cronifica. “Durante noviembre y diciembre hay una tendencia a realizar todas las actividades que quedaron pendientes del año. Cuando aumentan estas preocupaciones, el organismo actúa liberando ciertas sustancias, como el cortisol, lo que genera consecuencias a nivel físico y psicológico”, argumentó.

 

¿Con la llegada de fin de año llegan este tipo de consultas a los profesionales?

Muchas personas acuden a consulta psicológica durante este período por las consecuencias que el estrés genera, como angustia, ansiedad, depresión e insomnio. Ante estas situaciones es importante tener en cuenta, además del aspecto psicológico, otros factores como el estilo de vida, alimentación y actividad física, que contribuyen al bienestar de una persona.

¿Existe relación entre el cansancio físico y el malestar anímico?

Absolutamente. No es posible separar el aspecto físico y emocional de una persona, somos una totalidad. Por lo tanto todo problema emocional o anímico va a impactar en nuestro estado físico y viceversa. Por ejemplo, el disminuir la cantidad de horas de sueño y no culminar los procesos fisiológicos necesarios para que nuestro cuerpo se recupere para el día siguiente, a corto plazo genera consecuencias como fatiga, irritabilidad, cambios del humor, menor rendimiento físico y cognitivo; y a largo plazo puede generar además otros riesgos graves para la salud como depresión, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Consejos para afrontar el fin de año

No dejar de rodearse de seres queridos, familiares y amigos: “Los vínculos son fundamentales para el bienestar y la felicidad del ser humano. La llegada de las fiestas y de fin de año es una oportunidad para acercarse a personas queridas con quienes hemos perdido el contacto”, explicó la psicóloga.

Revisar el estilo de vida: “Resulta necesario observar cuánto tiempo lo dedicamos a nuestras exigencias y cuánto tiempo le dedicamos a actividades que nos generen bienestar, como un hobbie o una actividad física”, aseguró Gobbo.

Descansar bien: “Es importante también dormir lo suficiente para poder recuperarnos (lo ideal es entre 7 y 9 horas diarias), además de mantener una alimentación sana y equilibrada y tener momentos de contacto con la naturaleza”, finalizó.

Te puede interesar

Te puede interesar