Otorgaron prisión domiciliaria a la mujer por la presunta extorsión al veterinario Ferrero

Policiales 06/10/2017
Se trata de Melina Fiore (36) quien obtuvo este beneficio por ser madre de dos menores, de 4 y 5 años. Su pareja, Martín Ameza, seguirá detenido ya que cuenta con una condena anterior que complica su situación.
tribunales
La decisión de la fiscal fue confirmada esta mañana.

Melina Fiore (36), la mujer imputada por intento de extorsión junto a su pareja al veterinario Roberto Ferrero, al que presuntamente le exigían 300 mil pesos por ser amigo de Hernán Vietti Colomé- imputado por el homicidio de Jorge Jaider-, logró el beneficio de la prisión domiciliaria por ser madre de dos niños menores de edad. De todos modos continúa vinculada a la causa.

La situación fue confirmada esta mañana desde la fiscalía a cargo de Leonor Failla. Fiore tendrá prisión domiciliaria en su vivienda ubicada en barrio Roque Sáenz Peña o en domicilio de su madre, confirmó su abogado, Sergio Corón Montiel.

Por otro lado, la pareja de la mujer, Martín Ameza, continuará detenido ya que posee una condena anterior que complica su situación, señaló el abogado. Ambos están imputados por coacción. 

Por otro lado, el letrado señaló que pedirá la declaración de un policía de la División de Investigaciones, "a los fines de aclarar una situación con Roberto Ferrero". Consultado sobre qué situación, respondió: "Según comentarios, hay un oficial de Policía que habría hablado con el señor Ferrero. En principio, este policía quedó desencantado con lo que le habría dicho Ferrero".

La tercera persona en cuestión, Omar "Funyo" Funes, que también está imputado por extorsionar al veterinario Ferrero y cuyo testimonio provocó el giro en la causa denominada “Muerte en la veterinaria”, también continuará detenido.

El hecho

Un hombre de 33 años y una mujer de 36 fueron detenidos en la mañana del viernes 29 de septiembre en la esquina de las calles Buenos Aires y Lamadrid, luego de un intento de extorsión denuciado por el veterinario Ferrero.

Le pedían 300 mil pesos con la condición de no complicar a su amigo, Hernán Vietti Colomé, que hasta entonces solo estaba imputado por la muerte “en exceso de la legítima defensa” de Jorge Jaider. Este hecho más la aparición del testimonio de Funes, produjeron un vuelco en la causa que determinó el cambio de carátula a homicidio y la detención de Colomé.

Te puede interesar

Te puede interesar