Para cargar GNC se controlará con un lector de patente y un chip inteligente

Más información 04/10/2017
Enargas implementará un sistema con lector de patente y un chip electrónico. Si el auto no está habilitado, el surtidor no largará el gas. ¿Tu auto tiene GNC o sos de los necios que dicen que arruina el motor?
20170821013619_29508237_0_body

La tradicional oblea con la fecha de vencimiento que habilita para la carga de gas natural comprimido tiene los días contados. Desde 2018, comenzará a regir un sistema mucho más avanzado que sumará seguridad y evitará accidentes por instalaciones ilegales o renovaciones falsas.

En efecto, el Ente Nacional Regulador de Gas (Enargas) viene analizando con los empresarios del sector (industriales, talleristas oficiales y expendedores de todo el país) la aplicación de lectores de patente y obleas “inteligentes” que permitirán habilitar o negar el ingreso del auto y la carga de GNC de forma automática, sin depender de la voluntad del playero de fijarse o no la fecha de expiración de la actual oblea.

En una serie de reuniones ya se debatió el tema entre los especialistas y hay un documento consensuado que tiene como objetivo mejorar los parámetros de seguridad, confiabilidad y transparencia del sistema.

“Habrá un doble control”, explicó Julio Kademian, empresario del sector en Córdoba. “Una súper cámara digital en el ingreso de la estación leerá la patente, como pasa ahora en los peajes, y avisará con una luz si está todo en regla”, explicó a Día a Día. “Una vez en el sector de surtidores, un chip electrónico en el auto se conectará con el surtidor y si no hay problema, habilitará la carga, de lo contrario, no saldrá gas”, detalló.

Según Kademian, se comenzaría a implementar el año que viene de forma paulatina para darle tiempo a las estaciones a adaptarse. La idea es que durante el 2018 convivan ambos sistemas hasta que se instale en las 2 mil estaciones que hay en el país. “Sistemas como éste ya funcionan en otros países, pero no se puede aplicar de un día para el otro, las cosas no se pueden hacer así”, dijo el empresario, que calculó que se estima que la instalación del sistema demandará unos 10 mil dólares por estación.

El objetivo es mejorar la seguridad de todo el sistema y luchar contra dos problemas: los talleres que instalan equipos y no están debidamente autorizados y, por otro lado, la impresión y colocación de obleas falsificadas.

El nuevo doble control verificará si el taller instalador es uno de los habilitados, si la verificación anual no está vencida y si la prueba hidráulica que se hace cada cinco años está en regla. También podrá saber si el equipo instalado en el auto tiene componentes no aptos o no autorizados por el Enargas.

Fuente: Vía País

Te puede interesar

Te puede interesar