En las “800” los talleres barriales son una salida laboral

Sociedad 17/09/2017
En el barrio funcionan seis variados talleres a los cuales acuden mujeres de distintos puntos de la ciudad. Para muchas, lo que aprenden significa una forma de ayudar a sustentar a sus familias.
DSC08270
El centro vecinal le dio el visto bueno a los proyectos.

Cuando el municipio inauguró el nuevo dispensario de barrio Roque Sáenz Peña allá por 2012, un espacio quedó libre en Panamá al 700. Esto no pasó desapercibido por un grupo de mujeres emprendedoras que necesitaban trabajar y que vieron allí la posibilidad de compartir sus conocimientos y además ofrecer un servicio.

Fue entonces cuando le presentaron a Jorge Rinaudo-presidente del centro vecinal- los proyectos para realizar distintos talleres en el sector. Ante el visto bueno de la comisión, fueron surgiendo los talleres de costura, pastelería, crochet, porcelana, peluquería y cestería.

“Esto se pudo dar gracias a que la Municipalidad nos cedió este espacio donde funcionaba el dispensario. Se lo pedimos para llevar adelante distintos talleres y así empezaron a llegar las propuestas”, expresó Rinaudo. Luego agregó: “Veo el ímpetu, la creatividad y el gran trabajo que realizan estas mujeres y estamos muy felices de haber facilitado este espacio para ellas”.

 

Posibilidad para docentes y alumnas

Son seis las “profes”, cada una con distintas realidades aunque unidas por una misma pasión: la de enseñar lo que mejor saben hacer.

Laura Carlo está a cargo del taller de costura, Marianela Morán, en pastelería; Silvia Riera, en cestería; Mariana Astrada, peluquería; Silvia Gómez, crochet y Fernanda Villagra, porcelana.

“A partir de los talleres que están funcionando noté que vienen muchas mujeres que no tienen oficios, que se encuentran solas y que no tienen los recursos para pagarse una carrera o un curso. Vienen acá a aprender y comienzan a ganarse sus primeros pesos. A mí eso me pone feliz, yo lo viví”, remarcó orgullosa Mariana.

Para las docentes brindar sus talleres también significa una forma de ganarse la vida y de brindarse a su comunidad.

De todos lados

Si bien las docentes residen en barrio Roque Sáenz Peña, muchas de las alumnas llegan de otros sectores.

Laura explica que brindar su taller más allá de ser una ayuda económica es su cable a tierra. “Hago lo que más me gusta y me entusiasmo mucho cuando veo que a las chicas se pueden ganar unos pesos arreglando prendas de forma particular”, asegura.

Los talleres están abiertos durante todo el año. En la actualidad las talleristas se encuentran trabajando para organizar exposiciones y fiestas para unir las actividades que se desarrollan en el barrio.

Contactos: Pastelería: 011-36535572 / Cestería: 3564-613577 / Costura: 3564-651772 / Peluquería: 3564-334695 / Crochet: 3564-680315.

Te puede interesar

Te puede interesar