La AFA impulsa un cambio que genera adhesiones y rechazos

Deportes 14/07/2017
Quiere elevar el tope de extranjeros a seis, cuatro de los cuales podrán ser incluidos en la planilla de cada partido.
r1abyQIrW_930x525

En el contexto de un mercado de pases activo, en una ventana que permite incorporar refuerzos sin límite, la AFA instaló una propuesta fuerte, que ya generó adhesiones y objeciones: tiene decidido, para la próxima Superliga, ampliar la cantidad de cupos de extranjeros que dispone cada club. Lo expuso el presidente, Claudio Tapia, en estas horas. “Queremos tratar de ampliar el cupo y hay un eco positivo de Sergio Marchi (titular de Futbolistas Argentinos Agremiados)”, contó, confiado en poder cambiar la reglamentación.

La movida forma parte de una serie de cambios que incluyen la anulación de los promedios del descenso para 2020, la reducción del número de equipos, el fair play financiero y la ya instrumentada anulación del artículo 225.

La alternativa de máxima, la liberación de los cupos, parece menos factible que la de la ampliación. En ella se contempla permitir hasta seis futbolistas extranjeros por cada plantel pero sólo cuatro podrían firmar la planilla durante un partido. Algo similar a lo que pasa en Brasil (desde 2015 se permiten 6 extracomunitarios en el equipo pero pueden jugar 5 en cada fecha).

Incluso, desde el discurso se animan a más. ¿Será posible que aquellos futbolistas provenientes de países del Mercosur no ocupen lugar como extracomunitarios?

Pese a lo que dijo Tapia, el titular de Agremiados no se mostró tan optimista, e incluso consideró que debería tratarse no sólo en la sede de Viamonte, si no en reuniones con los Ministerios del Interior y de Trabajo, pese a que advirtió que “en el sindicato defendemos los derechos de todos los afiliados, sin distinción”.

Marchi olfatea que la movida no se parece a un cambio espontáneo. Es que en febrero, cuando la huelga de jugadores pospuso el reinicio del torneo, avisó que modificar ese tema era una presión de Daniel Angelici para con su sindicato. Ahora, el presidente de Boca es, además, uno de los vicepresidentes de la AFA. Y esa idea vuelve a escena en un escenario de potencial paro paro de jugadores, pero esta vez con el respaldo de la mayoría de los presidentes del fútbol doméstico de Primera. En el Ascenso -un gran proveedor de futbolistas para la elite-, hay menos expectativas con esa idea.

Desde enero de 2008, en la AFA se permite que haya 4 extranjeros (previo a ello se permitían 3). En aquel momento, esa fue la última modificación a un tema sensible en Agremiados y si bien en 2011 se revisó la medida adoptada, no volvió a cambiarse.

En Sergio Marchi siempre hubo una voz en contra de esa posibilidad, por considerar que la proliferación de futbolistas foráneos generará daño en la promoción de argentinos en la venta, en los salarios y también en el rodaje. En Europa - sostuvo siempre- es frecuente ver a potencias del fútbol mundial alinear equipos casi sin jugadores del país. Y no quieren que la Argentina, tradicional exportadora, se transforme en un mercado comprador que sirva de vidriera para otros.

Para muchos directivos, en cambio, la actual restricción atenta contra sus economías. Entienden que, en la puja por los salarios con los locales, la chance de traer futbolistas a un menor costo sería una solución favorable para los clubes. "Si el mercado argentino entre los clubes se vuelve caro por la competencia constante, salir a comprar jugadores de Sudamérica puede ser una solución", le contó a Clarín un dirigente de un equipo grande.

La AFA impulsa un cambio que genera adhesiones y rechazos
Fernando Amorebieta, venezolano, ya es de Independiente. (AFP)

En las Inferiores, por ejemplo, hay muchos extranjeros que necesitan pasar cuatro años hasta poder dejar de ocupar un lugar como extracomunitario en el plantel principal. La situación de Rodrigo Bentancur, una de las últimas gemas de las Inferiores de Boca, es un caso que lo demuestra: se fue a Juventus un año antes de dejar de ocupar su lugar como extranjero. Ahora, en la Reserva, está Christian Mayo, un camerunés al que por ahora no se le hizo contrato pero a quien el club pretende retener pese a que ya tiene tres lugares cubiertos mientras negocia por otros dos (el paraguayo Jesús Medina y el colombiano Edwin Cardona).

Fuente: Clarín

Te puede interesar

Te puede interesar