Monóxido de carbono: las recomendaciones de Bomberos para evitar tragedias

Sociedad 10/07/2017
El frío volvió a hacerse notar en la ciudad y con él se encendieron estufas, calefactores y demás elementos para calentar el hogar. Desde Bomberos Voluntarios de San Francisco recuerdan algunos puntos a tener en cuenta para evitar intoxicaciones.
gas-1
Su peligrosidad radica en que no tiene color, olor ni gusto y tampoco irrita las vías aéreas.

El monóxido de carbono es una sustancia nociva, producto de la mala combustión en los artefactos que funcionan a kerosene, carbón, gas o leña. Sus consecuencias en el organismo pueden ser muy graves e  incluso causar la muerte. La combustión incompleta se produce por la incorrecta instalación de los artefactos, su falta de mantenimiento o insuficiente ventilación.

Su mayor peligrosidad radica en que es un gas que no tiene color, olor ni gusto y tampoco irrita las vías aéreas por lo que es casi imposible detectarlo a través de los sentidos. Normalmente la presencia de vidrios empañados suele ser indicador de alta concentración de monóxido de carbono.

El cuerpo por su parte emite algunas alertas a tener en cuenta, como dolor de cabeza, náuseas y vómitos, mareos, debilidad, cansancio y/o pérdida de conocimiento.

Ante estos primeros síntomas siempre se tienen que abrir puertas y ventanas para renovar el aire viciado y retirar a las personas que se encuentren en el lugar.

Para prevenir

Bomberos Voluntarios de San Francisco recomienda a la población las siguientes medidas para prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono.

Evitar la instalación de artefactos que no sean de tiro balanceado en dormitorios y baños; y los adecuados deben ser instalados por gasista o electricista matriculado que aseguren el correcto funcionamiento. Se recomienda que anualmente se realice una verificación tanto del equipo como de las salidas.

Cuando se usen hogares, salamandras, braseros y estufas o calentadores a kerosene, se deben extremar los recaudos de seguridad para lograr una adecuada evacuación al exterior de los gases de la combustión. En este sentido se recomienda apagar las estufas por la noche y cuando no sean realmente necesarias. Se aconseja evitar dormir con los calefactores encendidos debido a que en caso de que algo falle no se podrá hacer nada para revertir la situación.

Se aconseja a su vez evitar utilizar los elementos de cocina, como hornallas y hornos, para ambientar el lugar y verificar que los conductos de ventilación del inmueble estén limpios de obstrucciones ya que una buena circulación de aire es elemental para la seguridad y puede salvar una vida.

Te puede interesar

Te puede interesar