El celular en niños y adolescentes, ¿sí o no?

Tecnología 09/07/2017
Dos profesionales opinan acerca de las nuevas tecnologías y su utilización en los más pequeños. Beneficios, riesgos y consejos.
719964_201702252212200000001
Uno de los principales riesgos de las redes sociales es el grooming, explican los profesionales.

En los últimos años el mundo se ha transformado y ha avanzado a pasos gigantescos en materia de tecnología. El acceso a internet trajo numerosos beneficios pero también creó riesgos, principalmente en los más pequeños. En una época en que es habitual verlos utilizando teléfonos celulares, la pregunt es común en muchos padres: ¿qué límites poner?

Desde hace un tiempo, Cecilia Passamonte, Silvina Martín, Laura Granados y Carina Pécile, integrantes del grupo de salud escolar, se encuentran trabajando sobre este tema con jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias, y grupos de padres.

Passamonte, que cita un estudio de Unicef de 2016 en que se menciona que el promedio de edad de inicio del uso de las tecnologías es a los 11 años, explica que los más chiquitos están empezando a tener acceso a estas tecnologías porque los primeros que se las proponen son los adultos. “El celular se usa para distracción o contención. Cuando antes, por ejemplo, se agarraba un cuento, hoy se usa un celular”, ejemplifica.

Acompañamiento

Para la profesional, en las primeras etapas es necesario el acompañamiento de un adulto. “Si se deja solo al chico mientras el adulto hace otras cosas, es ahí donde los niños y los adolescentes empiezan a adquirir el hábito de usar solos el celular. Esto implica riesgos, porque hay todo un sistema en estas redes que se ha aprovechado para que los chicos estuvieran al alcance, a un clic o una palabra clave, de un montón de cosas”.

notacelunenes.jpg_591029220

Riesgos

Entre los principales riesgos, la especialista destaca el “grooming”, una práctica de acoso sexual a niños y jóvenes a través de las redes sociales. “Es un delito. Es difícil de controlar. Por eso recomendamos no mostrar direcciones, patentes, subir las fotos de las vacaciones al regreso”, añade.

Y menciona que según estudios, entre el 78 y el 80 por ciento de los chicos recibieron alguna cuestión negativa con las redes, y que más del 40 por ciento recibió malos comentarios o el cyberbullyng.

Regla de los dos

Consultada acerca de cuál es la edad en la que un chico debería tener acceso a un celular propio, Passamonte asegura que no hay una edad recomendada, sino que tiene que ver con lo que hacen los adultos para cuidarlos. Y explica la llamada regla de los dos.Una instancia puede ser el paso del primario al secundario, aunque no es fácil recomendar. Lo que existe es la ‘regla de los dos’: evitar que los niños menores de dos años usen dispositivos, hasta dos horas de exposición en el día y no en las dos horas previas a dormir, porque está comprobado que las pantallas alteran la conciliación del sueño”, explica.

Dependencia

Por su parte, Martín expresa que ya no se trata de negarles el celular, sino de informarlos y guiarlos. “Si el nene de 2 años va a agarrar el celular, hay que tratar de que sea para ver dibujitos didácticos, acordes a la edad, algo que produzca enseñanza, que tenga estímulo. Hay que usarlo como herramienta para el aprendizaje, poniendo reglas”, resume.

Privacidad

Para Passamonte, la intimidad del niño y del adolescente no es la misma a los 12 que a los 18 años. “A veces no sólo nos ponemos de cómplices o amigos sino que estamos dando por sentado que sabrán qué verán. Revisar el celular o las redes está bien, soy tu mamá, justamente por eso lo tengo que ver, tengo que ver qué estás viendo”, indica la profesional.

Pero aclara que es algo que tiene que estar consensuado. “Ahí se hace la negociación, negociamos pero limitamos. Se van a enojar, seguro. La palabra límite molesta a los chicos y a los grandes porque genera conflicto. Pero no podemos corrernos de este rol. Los chicos saben usar las tecnologías pero esto no quita los riesgos de la exposición”, explica.

58136cf0bcf14

En la escuela

Un tema controversial es si permitirles a los chicos llevar o no el celular a la escuela. “Depende de las actividades de la escuela”, manifiesta la especialista. “En algunas lo usan como una herramienta de trabajo. Otras pautan que sólo en el recreo, otras los prohíben. La idea es pensar cuando se da una clase, cómo hacer para que el adolescente sienta que es más importante escuchar al docente que estar con el celular”.

En casa

Por último, y respecto a cómo manejar las tecnologías en la casa, por ejemplo durante el almuerzo o la cena, Passamonte opina que no deberían usarse “porque el celular se convierte en una persona más, que encima atrae toda nuestra atención”.

Por su parte, y sobre el uso antes de ir a dormir, Martín subraya que hay que tener en cuenta que los adolescentes hacen más vida nocturna. “El tema es que se quedan con el celular muchas horas. Entonces se come, después de comer se usa un tiempo y después se guarda, porque si no cuando uno se duerme ellos siguen”, aclara.

En el caso de las computadoras, por ejemplo, ambas remarcan un consejo: colocarlas en un lugar de paso. “Estaría buenísimo que sea en un lugar neutro como el comedor, donde hay circulación de personas. Por más que estén solos, los padres pueden estar escuchando y controlando”, concluyen.

Te puede interesar

Te puede interesar