Así detuvieron en San Francisco al acusado de asesinar a una mujer en Villa María

Policiales 18/06/2017
Al verse acorralado, el hombre abordó un ómnibus en la Terminal de Villa María, pero a poco de llegar a San Francisco cayó en manos de la Policía. Los detalles del caso.
Ampliar
Olga Moyano tenía 46 años. - (Foto: El Diario)

En la tarde del último sábado, fue detenido en la Terminal de San Francisco el presunto asesino de la villamariense Olga Inés Moyano (46), cuyo cuerpo apareció mutilado en bolsas en una obra en construcción en Villa María.

Según revela El Diario de esa ciudad, quedan pocos cabos sueltos para esclarecer el crimen, pero los investigadores tienen en claro que cuando a las 17 del jueves último la víctima llamó a su hijo Denis Barrionuevo (20) estaba en manos del ahora detenido Osvaldo Alfredo Varela (54), un plomero y albañil que residía en una pieza de alquiler, en el fondo de una propiedad ubicada a la altura del 1900 de la calle La Rioja en la ciudad del sur provincial.

En esa llamada, Olga le dijo a su hijo que se encontraba en un control policial, sobre la ruta 158, y que le iban a retener la moto. Pero el que le quería retener la moto por algún motivo era Varela. Al menos, de su morada provenía la llamada.

En una segunda comunicación desde el mismo punto, la madre, llorando, le comunicó al hijo que se iba hacia el Hospital Regional Pasteur y le pidió que fuera a su encuentro. Los investigadores creen que a esa altura el hombre ya había descargado su furia sobre ella.

El joven fue al centro asistencial, pero no encontró a su madre.

Golpiza

Los pesquisas sostienen que Varela emprendió una golpiza que terminó con la vida de Olga. Luego comenzó a diseñar el plan para deshacerse del cadáver. Caminó por el barrio. Una cuadra más allá, en La Rioja al 1800, vio el contenedor frente al complejo de departamentos en construcción. Regresó a su casa y más tarde volvió a salir; anduvo unas cuadras hasta comprar las bolsas plásticas más grandes que consiguió, del tipo de consorcio. Regresó y con una frialdad tremenda le seccionó al cuerpo los miembros inferiores y utilizó tres bolsas para llevarlo ya de noche hasta el contenedor, reveló el matutino villamariense.

Luego llevó la motocicleta de color rojo perteneciente a la víctima hasta la calle López y Planes, a la vuelta del lugar donde abandonó los restos de Moyano, lo cual estaría grabado por cámaras que tiene ubicada en ese sector de barrio Ameghino la Empresa Provincial de Energía Eléctrica.

La mujer se convirtió en víctima fatal del cuarto caso de violencia machista en lo que va del año en Villa María y Villa Nueva

El hallazgo

Una fuente policial precisó que frente al complejo de departamentos que se están construyendo en calle La Rioja al 1800, entre López y Planes y Parajón Ortiz, se encontraron las tres bolsas de consorcio de color negro. Dos estaban adentro de un contenedor que la empresa constructora ubicó frente a la obra para descargar escombros y el tercero afuera, en el suelo.

El encargado del lugar llegó alrededor de las 7.30 y vio las bolsas, pero pensó que tenían basura. Sin embargo, cuando quiso abrir el portón para ingresar, corrió con el pie la que estaba en la calle, lo que provocó que se abriera parcialmente. Y fue allí que advirtió que en su interior había restos humanos, por lo que se asustó.

Como no tenía teléfono celular, se acercó hasta un vecino que salía de su casa y fue este último quien avisó a la Policía.

Cuando efectivos de la Patrulla Preventiva llegaron al lugar y abrieron el bulto más grande, encontraron la mayor parte del cadáver (torso, cabeza y miembros superiores, pero no estaban seccionados), mientras que en las otras dos bolsas hallaron las piernas de la víctima.

También pudo saberse en esos primeros momentos que de los primeros peritajes no surgió que la mujer haya sido asesinada de un balazo, con arma blanca o a golpes. Los indicios llevan a sospechar que fue estrangulada manualmente.

De viaje

Ayer, la bicicleta en la que se desplazaba habitualmente el albañil Varela apareció en inmediaciones de la Estación Terminal de Omnibus. Enseguida se dispuso un operativo dirigido a las terminales hacia las que habían partido servicios en las últimas horas.

Y más tarde, a las 19, la Policía de San Francisco detuvo al hombre en la Terminal. 

Poco después, la fiscal Maldonado confirmó el hecho e imputó a Varela por “homicidio calificado por haber mediado violencia de género” (femicidio), que establece una única pena: prisión perpetua.

Te puede interesar

Te puede interesar