Esta es mi calle: López y Planes

Sociedad 17/06/2017
Está ubicada en la zona sur de la ciudad, en los barrios Sarmiento, Catedral, La Consolata y Sáenz Peña.
Lopez y Planes
Vicente López y Planes fue un patriota y poeta de la Independencia; autor de la letra de nuestro Himno Nacional.

La calle López y Planes está ubicada en la zona sur de la ciudad, en los barrios Sarmiento, Catedral, La Consolata y Sáenz Peña. Se extiende desde avenida Brigadier López (Camino Interprovincial) hasta un poco más allá de avenida Chile. 

Vicente López y Planes (1785-1856) fue un patriota y poeta de la Independencia; autor de la letra de nuestro Himno Nacional.

Nació en Buenos Aires el 3 de mayo de 1785.

Fue uno de los primeros en alistarse para luchar contra los británcios en 1806; fue teniente en el regimiento de Patricios.

Inició su carrera poética con Triunfo Argentino, en el que exalta la victoria argentina sobre los ingleses (1808). Al año siguiente abandonó los negocios para ingresar a la universidad de Chuquisaca donde se graduó de doctor en leyes.

En 1809 adhirió a la insurrección que se produjo en esa ciudad, por lo que fue detenido y enviado a Buenos Aires; luego fue absuelto. Producida la Revolución de Mayo, la apoyó entusiastamente y en el Cabildo del 22 de mayo votó por la deposición del virrey, de acuerdo a la proposición de Saavedra.

Enviada la expedición libertadora al interior, fue nombrado secretario del auditor Vieytes, y al desbaratarse la insurrección de Córdoba en la que fue detenido y condenado a muerte Liniers, aconsejó eludir el decreto de la Primera Junta y que los presos fueron enviados a Buenos Aires, pues como capitán de Patricios no podía matar al héroe de la Reconquista.

El 24 de setiembre de 1811 fue designado secretario de Hacienda del Primer Triunvirato. Elegido para la Asamblea General de 1813, López se convirtió en uno de los más prominentes miembros, y sus versos, leídos ante la asamblea nacional el 11 de mayo de 1813, fueron adoptados como Himno Nacional Argentino. También cantó loas a San Martín, después de la victoria de Chacabuco (1817).

Disuelta la asamblea en 1815, López fue designado secretario de gobierno de los directores Balcarce y Pueyrredón, cargo que desempeñó hasta marzo de 1817, en que pasó a ocupar una banca en el Congreso Nacional. Creada la universidad en 1821, fue designado catedrático de Economía Política, pero no alcanzó a dictar sus cursos. Posteriormente, se hizo cargo del Registro Estadístico y, en 1824, del departamento Topográfico. En 1825 fue electo diputado al Congreso General Constituyente, y en 1827 sucedió a Rivadavia en la presidencia unitaria hasta la elección de Manuel Dorrego como gobernador de la provincia de Buenos Aires en 1828, quien le confió el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Poco tiempo después fue nombrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, función que ocupó durante todo el período del gobierno de Rosas.

Aficionado a la astronomía, en 1821 descubrió un cometa caudado de la constelación de La Ballena, y otros nuevos en 1843 y 1844. Uno de sus estudios fue publicado en el Times de Estados Unidos.

Caído Rosas en febrero, el general Urquiza  lo puso al frente del gobierno de Buenos Aires y nadie lo objetó, a pesar de que no llegaba entre los vencedores de Caseros. Le tocó suscribir en San Nicolás el pacto de gobernadores que produjo la Constitución. Fue su gobierno corto y fecundo. Creó la primera escuela normal y la primera escuela de comercio y reabrió la facultad de medicina; todo en cuatro meses, lo cual fue posible gracias a la colaboración de su hijo Vicente Fidel. Desempeñó el cargo hasta el 23 de julio de 1852. Había contraído matrimonio con Lucía Petrona Riera.

Murió en Buenos Aires el 10 de octubre de 1856, en la misma casa donde había nacido setenta años antes.

Fuente: “El libro de las calles de San Francisco”, de José Alberto Navarro.

Te puede interesar

Te puede interesar