En seis años, se redujo 6,1% el trabajo infantil, según la UCA

Sociedad 13/06/2017
En el conurbano bonaerense, otras áreas metropolitanas y el interior del país, el trabajo infantil registra mayor incidencia que en la ciudad de Buenos Aires. Ronda entre 12 y 15 por ciento, cuando en Buenos Aires es siete por ciento.
Ampliar
En 2016 se registró 7,3% de trabajo infantil en el mercado, 3,9% en tareas domésticas y 1% con ambos trabajos.

Según la Encuesta de la Deuda Social Argentina, elaborada por la Universidad Católica Argentina (UCA), entre 2010 y 2016 se redujo 6,1 por ciento la propensión al trabajo en niños y adolescentes (de 5 a 17 años), en todos los estratos sociales. En 2010, la incidencia del trabajo infantil fue de 18,4 por ciento; en 2016, de 12,3 por ciento.

La merma se acentuó desde 2013 debido a la disminución del cinco por ciento del trabajo económico (ayudar a alguien y hacer actividades para ganar dinero como empleado o aprendiz). El trabajo doméstico (limpiar, lavar, planchar, cocinar, cuidar hermanos y hacer mandados, entre otras labores) bajó 1,9 por ciento.

En total, en 2016 se registró 7,3 por ciento de trabajo infantil en el mercado, 3,9 por ciento en tareas domésticas y uno por ciento con ambos trabajos.

Según la encuesta, en 2016 el 12,3 por ciento de la infancia realiza algún tipo de trabajo. En términos cuantitativos, significa un millón de niños de 5 a 17 años.

Los datos fueron publicados por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA. Ayer se conmemoró el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

Según el informe, los varones tienen mayor propensión al trabajo en el mercado y las mujeres, a los trabajos domésticos intensivos. Sin embargo, el trabajo doméstico se redujo bastante, especialmente en las mujeres.

El descenso de la propensión al trabajo económico en el mercado fue igual en ambos sexos.

La probabilidad de trabajar es mayor en los adolescentes que en los niños en edad escolar. En la franja etaria de 5 a 13 años, trabaja el siete por ciento de los chicos, mientras que en la franja de 14 a 17 años, el 25 por ciento.

A medida que desciende el estrato social, aumenta la probabilidad de trabajar en el mercado o en tareas domésticas.

Las desigualdades sociales regresivas para los niños del 25 por ciento más pobre respecto de sus pares del 25 por ciento superior son importantes y variaron levemente en el caso del trabajo doméstico intensivo.

En el conurbano bonaerense, otras áreas metropolitanas y el interior del país, el trabajo infantil registra mayor incidencia que en la ciudad de Buenos Aires. Ronda entre 12 y 15 por ciento, cuando en Buenos Aires es siete por ciento.

Menos trabajo infantil

Un millón de niños (de 5 a 17 años) realiza algún tipo de trabajo en Argentina. Esto representa el 12,3 por ciento.

Por sexo en 2016, trabajó el 13% de los niños y adolescentes varones, y el 12 por ciento de las niñas. En 2010, la proporción fue 18% y 20%.

Por edad en 2016, trabajó el siete por ciento de los niños de 5 a 13 años y el 25% de quienes tienen de 14 a 17 años.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Te puede interesar