Un chofer ayudó a detener a un acosador en el colectivo

Policiales 19/05/2017
Fue en Capilla del Monte. Un pasajero le advirtió lo que había pasado y el chofer intervino. Bajó a buscar al acosador y lo retuvo hasta que llegó la Policía.
detencion_4

El chofer Diego Olavariaga ya estaba terminado su turno. El colectivo cumplió su última parada antes de llegar a destino. Pero a dos cuadras de la terminal de Capilla del Monte, un pasajero se acercó para decirle que el hombre que acababa de descender había manoseado a una chica en la parte trasera del coche. 

Diego paró el colectivo y fue a ver a la chica. “Temblaba como un papel”, dice. Con mucha dificultad, la adolescente llegó a decirle que el pasajero la había manoseado. Diego bajó de la unidad y se fue detrás del hombre. Empezó a llamarlo y a decirle que le explicara qué había pasado. El pasajero empezó a correr. 

“Me decía que no había hecho nada y yo le gritaba que si no hizo nada para qué corría. Lo corrí una cuadra y media hasta que lo pude parar. Pasó un hombre en auto y le pedí por favor que llamara a la Policía”, dice Diego, quien trabaja como chofer desde hace cuatro años y por primera vez le tocó tener que enfrentar a un acosador. 

Toda la secuencia ocurrió el lunes pasado y quedó registrada en un video. En esas imágenes se puede ver cómo Diego mantiene atrapado al acosador sin que ninguna otra persona que pasaba por el lugar lo ayudara o interviniera de alguna manera. 

"Están matando a nuestras mujeres"

El hombre dice que fue el estado de la chica lo que justamente lo impulsó a bajar. Y porque en ese momento pensó en su hija.

"Yo tengo una nena de 8 años y no me gustaría que pase lo que pasó esa criatura", dice.

Cuando llegó la Policía, Diego volvió al colectivo a ver a la adolescente. “Estaba pálida, no podía hablar de la crisis de nervios que tenía”, dice el chofer. 

El hombre quedó detenido y la joven fue asistida y luego trasladada a la ciudad de Córdoba. Los padres de la chica, que tiene 15 años, le agradecieron su actitud. Él les pidió un favor: “Les pedí que hicieran todo lo posible e imposible para que ese tipo no saliera por un tiempo, que hicieran la denuncia”. 

Diego lamenta la indiferencia de varias personas que pasaban por el lugar y no intervinieron. “¿De qué sirve que hagamos marchas si después no tenemos compromiso social, no tomamos conciencia que a lo mejor tu vecino que saludás todos los días es un violador y si no nos damos cuenta que nos están matando a nuestras mujeres? Vivimos en una sociedad machista donde creemos que nosotros los hombres podemos hacer con las mujeres cualquier cosa y no es así. Por eso lo hice, y por mi hija”, dice. 

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar

Te puede interesar