Margarita, la primera de las cinco generaciones de mujeres

Sociedad 04/04/2016
Margarita, la primera de las cinco generaciones de mujeres
Ampliar
5 generaciones

Por Nicolás Albera 

Margarita Ríos
sonríe sentada en una silla de su casa y rodeada de otras cuatro mujeres de la familia: su hija Paulina Gladys Juncos (71), su nieta Sandra Karina Prunello (43), su bisnieta Cecilia Carando (28) y su tataranieta Paulina Juncos (6 meses). En la pequeña cocina comedor de su casa en barrio San Cayetano están todas juntas y ella lo celebra: “No pensaba poder ver tanta familia y los recuerdo a todos”, asegura a El Periódico.

La “nona”, como la llaman, cumplirá 91 años el próximo 10 de junio, fecha ideal para tratar de juntar a sus casi sesenta familiares. Margarita tiene cuatro hijos (dos mujeres y dos varones), doce nietos, 23 bisnietos y tres tataranietos, a los que se les suman hijos y nietos políticos.

“Todos me cuidan,  se ve que tienen miedo que me vaya”, manifiesta entre risas la abuela, y agrega: “Menos mal que nadie les dijo ´dejá a esa abuela sola de una vez`, nunca lo escuché, por ahora”.

Dicen de ella

Paulina y Sandra, hija y nieta de Margarita, describen a la “nona” como una luchadora: “Mi mamá siempre tuvo una vida de lucha a la par de mi viejo y nos criaron de la mejor manera. Éramos humildes pero muy felices. Y ahora todo esto se lo trasmitimos a ella”, expresa “Pirucha”, su hija, quien sostiene que “siempre tuve la esperanza de que mi mamá viviera mucho, pero que después fuera a llegar todo lo que vino eso me llena mucho”.

Sandra se muestra feliz porque Margarita es la única abuela que le queda viva: “Me queda ella sola de abuela, para mí es un orgullo y una felicidad muy grande tenerla. Yo a mis hijos siempre les cuento de ellas”.

“Yo las disfruté a todas, no me puedo quejar”, explica Cecilia, la bisnieta de Margarita, quien hace seis meses tuvo a su hija Paulina, quien terminó de conformar la quinta generación de mujeres de la familia Ríos-Juncos. “Desde mi primer embarazo que fue varón siempre decíamos con mi marido  que venga la nena y bueno fue la tercera”, agrega.

Charla se suman otros familiares, empiezan a llegar algunos hombres y vuelve a salir el tema del cumpleaños número 91 de Margarita, quien no pudo festejar a lo grande los 90 al no estar bien de salud esa fecha.

Y, abuela: ¿tiene ganas de festejar su cumpleaños?, le preguntó El Periódico a Margarita: “Sí claro, me gusta bailar, sobre todo chamamé; lástima que ya no puedo moverme tanto”, se lamenta.

Todos ríen en la casa, en un humilde hogar de barrio San Cayetano donde las historias no faltan.

Te puede interesar

Te puede interesar