Por las inundaciones en Melincué tuvieron que evacuar hasta a los presos

Sociedad 11/05/2017
Los 60 detenidos en la Alcaidía debieron ser alojados en otra prisión de la zona y en comisarías de la ciudad de Rosario. Si bien se pudo volver a cerrar el anillo de contención de la zona norte, existe preocupación por las lluvias pronosticadas para hoy y mañana

La pequeña ciudad de Melincué (Santa Fe) todavía padece los terribles efectos de las inundaciones. Mientras ingenieros, voluntarios y profesionales especializados de la provincia de Santa Fe y de Nación pudieron cerrar el anillo de contención en la zona norte recién el miércoles, la cantidad de evacuados fue muy grande, los daños todavía no fueron calculados y hasta se dieron situaciones insólitas en el proceso de evacuación.

Quizás el dato más inesperado es que los 60 presos que se encontraban detenidos en la cárcel de la ciudad del sur de Santa Fe tuvieron que ser evacuados entre la tarde y la noche del miércoles. Unos 40 fueron derivados a la Unidad penitenciaria 11 de Piñero, mientras que otros 20 fueron trasladados a diversas comisarías de la ciudad de Rosario.

El agua nunca llegó a la Alcaidía, donde se encontraban detenidos, pero sí afectó en profundidad el sistema de desagües y el pozo séptico del lugar.

Según informaron autoridades de las fuerzas de seguridad locales, el traslado de los detenidos fue normal y se espera que una vez que fuera controlada el agua puedan regresar a su prisión "habitual".

Recién tres días después de que se iniciaran las inundaciones, apareció la respuesta por parte del gobierno nacional. Personal del Ejército Argentino, Bomberos, Brigada Acuática, cadetes del Instituto de Seguridad Pública y decenas de voluntarios hicieron lo posible para poder volver a cerrar el anillo de la parte norte de la ciudad.

Además, fueron montadas bombas hídricas que permiten la extracción de los millones de litros de agua, que llegaron hasta la propia plaza del pueblo.

El agua acumulada en las bombas será derivada al canal obturador y luego será depositada en la laguna Melincué.

Las lluvias comenzaron el fin de semana (Télam)
Las lluvias comenzaron el fin de semana (Télam)

El agua paralizó prácticamente la ciudad por completo. El Casino tuvo que cesar sus actividades, mientras que decenas de negocios, incluidos los del centro del pueblo, no pudieron abrir en toda la semana.

En tanto, en Venado Tuerto se confeccionó una cuadrilla de 30 empleados municipales que trabajaron día y noche para poder confeccionar sacos de arena y tierra clave para detener el caudal de agua que pudiera penetrar en el casco urbano.

"La situación hídrica de la región está severamente comprometida. Reiteradas veces nos hemos pronunciado por la necesidad de contar con un plan integral de manejo de aguas, para regular los excedentes hídricos y en la urgencia de obras de infraestructura", afirmó el intendente de Venado Tuerto, José Luis Freyre.

A raíz del conflicto hídrico, un centenar de vecinos de la ciudad realizaron en la mañana del miércoles un corte de la ruta provincial 93. Se interrumpió el paso de los vehículos y se incendiaron neumáticos y ramas.

Tanto para hoy como para el viernes se esperan nuevas lluvias en la zona, lo que genera mucha preocupación entre los habitantes y las autoridades de la región.

Te puede interesar

Te puede interesar