Así se hace el locro más grande de la ciudad

De la Tierra 06/05/2017
Se trata del tradicional locro de la escuela Ravetti, que se realizará este 7 de mayo. Pretenden vender las 6 mil porciones.
ElLitoral-99418-1400x840

El IPEM n°145 Dr. Francisco Ravetti realiza este fin de semana, el domingo 7 de mayo precisamente, su tradicional gran locro. Desde hace 38 años que esta institución educativa lleva adelante este evento que se convirtió en toda una tradición en la ciudad que en cada edición suma más y más compradores.

Se trata de una tradición porque para su realización trabajan de forma coordinada más de 200 personas durante tres días de preparación y entrega. Y a su vez es una instancia de unión entre docentes, directivos, alumnos, miembros de la asociación cooperadora, padres y madres de los estudiantes.

El objetivo de los organizadores para este año es llegar a la venta de 5800 porciones o superar las 6000.

Fondos para el polideportivo

El presidente de la asociación cooperadora del Ravetti, Eduardo Requena, explicó que lo recaudado en esta edición con las ventas de las porciones de locro se utilizará para realizar refacciones en el polideportivo del establecimiento.

"Este año con lo recaudado proyectamos realizar refacciones en el polideportivo, especialmente la impermeabilización de las paredes y completar lo que se hizo en el techo", sostuvo Requena.

Además agregó: "Siempre hay cosas para hacer en el colegio y con lo recaudado se afrontan muchas necesidades como gastos de todo el año, en insumos, arreglos edilicios. Por ejemplo, el año pasado se colocaron ocho ventanales nuevos y siempre se deben realizar arreglos en sillas y bancos de los alumnos".

Días intensos

Durante los días previos a la entrega del locro, los alumnos y docentes trabajan en el corte de los elementos que integran el tradicional plato. El sábado generalmente profesoras, alumnas y madres se juntan a cortar verduras y la carne mientras que el domingo, bien tempranito desde las 6, padres, alumnos y colaboradores se aprestan a revolver en las enormes ollas mientras se cocina todo.

Finalizada la entrega, compartimos una gran mesa, donde degustamos del exquisito locro, un costillar deshuesado y disfrutamos de un agradable momento juntos”, comentó Requena.

Palabra mayor

Miguel Fenoglio y Carlos Venturelli se han convertido a lo largo de los años en una referencia, en una especie de palabra mayor a la hora de hacer un locro multitudinario.

El primer loco de Fenoglio fue hace 30 años y a finales de la década del 80, invitó a su amigo y socio desde entonces, Carlos Venturelli.

“Ahí le pregunté si él se animaba a largarse a hacer locro para otras instituciones, me dijo que sí y arrancamos a hacer lo que hacemos ahora. No teníamos nada, así que nosotros mismos fabricamos los quemadores y los tachos que usamos. Copiamos modelos, los adaptamos a los que necesitábamos, y acá estamos”, explicó Fenoglio en una entrevista con nuestro medio.

160420_MG_1051-3
Miguel Fenoglio.

Proceso

En el caso de las locreadas para instituciones y si el día de entrega es el domingo, el sábado a las seis de la mañana se comienza con el trabajo de cortado y se finaliza en ese mismo día. El día domingo, de entrega, desde las 5 de la mañana se empieza con la cocción del guiso popular, para que esté listo al mediodía.

Ingredientes

Carnicería: Patitas de cerdo, cuerito de cerdo, huesitos de cerdo, falda, mondongo y chorizo.

Verdulería: maíz, porotos, zapallo, cebollas, y cebolla de verdeo. Y tomate triturado para la salsa.

Condimentos: Pimienta, sal, comino, pimentón y ají.

Tres claves del locro de Fenoglio

1) Higiene en el lugar de trabajo, ya sea en la casa o en una institución.

2) Ingredientes de primera calidad.

3) La cocción lleva tiempo, no apurar la elaboración y tampoco “dejarla pasar”.

Te puede interesar

Te puede interesar