Cuándo una fiesta requiere autorización municipal

Policiales 17/04/2017
El director de Policía municipal, Jorge Pignata, explicó la diferencia entre una fiesta pública y privada y cuándo estos festejos requieren autorización municipal.
fiesta-electronica
Las fiestas privadas pueden realizarse siempre y cuando la persona a cargo acredite que es propietario o inquilino del lugar.

Este fin de semana, personal de Policía municipal desalojó una fiesta privada y clausuró un predio ubicado en el loteo Magdalena II. El motivo tuvo que ver con una serie de denuncias por ruidos molestos y con que la persona a cargo del festejo no pudo acreditar que ese terreno era suyo, o bien, que lo había alquilado.

Jorge Pignata, director de Policía municipal, se encargó de aclarar en qué casos interviene la Dirección y en cuáles el organizador de una fiesta debe pedir una autorización a la Municipalidad de San Francisco.

En caso de que se traten de fiestas realizadas en lugares públicos, el lugar debe contar con una serie de requisitos. "Para que un evento sea transitorio, como por ejemplo lo fue La Fiesta del Verano, hay varias patas en la mesa que hay que cerrar. Tiene que hacerse en un lugar público, no privado, siempre tiene que estar habilitado, en caso de que se cobre entrada, Comercio tiene que verificar cuántas personas van a ingresar y la capacidad que tiene el lugar donde se va a realizar el evento, Infraestructura tiene que controlar si hay carpa, si hay estructura; si hay sonido, por dónde van los cables; tiene que haber un servicio médico, personal policial haciendo vigilancia. Son ciertos requisitos que hay que cumplir para que el Municipio libre una autorización transitoria para que se desarrolle el evento", explicó Pignata.

En el caso de la fiesta privada clausurada el fin de semana, el director de la dependencia aclaró que "en este evento en particular hemos recibido más de ocho denuncias. Nosotros llegamos al lugar y si bien era una propiedad privada, la persona no pudo acreditar que esa propiedad era suya o que había sido alquilada. En el lugar había música, luces, una barra, una pileta, un quincho, un baño. Entonces para que nadie salga lastimado, por una cuestión de seguridad, se desalojó".

Y agregó: "Si lo hubiera acreditado hubiera sido responsabilidad de él y el personal sólo le hubiera pedido que baje el volumen de la música".

Fiestas privadas

Pignata detalló que las fiestas privadas pueden organizarse teniendo en cuenta que el titular del lugar debe hacerse cargo de los riesgos y ante cualquier inconveniente que pudiera llegar a ocurrir. Y añadió que de haber denuncia mediante, el personal de la Dirección puede intervenir.

El director aseguró que al menos una vez cada dos meses personal de Policía municipal debe intervenir en casos de fiestas privadas por ruidos molestos. "Porque estamos controlando, anteriormente habían más situaciones de este tipo. Al actuar la Policía de la provincia y Policía Municipal la gente se resguarda y se cuida".

Te puede interesar

Te puede interesar