Crecen las industrias agrícolas, se estancan las de línea blanca

Política 08/04/2017
Las fábricas locales atraviesan escenarios muy diferentes. Mientras algunas están en alza, otras en baja o estancadas. Una empresa del Parque Industrial presentó procedimiento preventivo de crisis.

Las industrias locales viven una realidad muy distinta según el sector a la que pertenezcan. Mientras las vinculadas al sector agropecuario tienen trabajo y ventas, las relacionadas a la línea blanca (electrodomésticos) transitan una situación complicada debido al fuerte crecimiento de las importaciones. Hay preocupación en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) por los puestos de trabajo.

“Salvo en el sector agroindustrial, hay una incertidumbre total en el empresario. Casi todos dicen lo mismo, no saben para dónde pueden salir de esta situación y toda esa inseguridad se la trasladan a los trabajadores que temen por sus puestos”. Con estas palabras definió el momento actual de la industria local el secretario general de la UOM, Aníbal Tissera.

Referentes industriales de la ciudad coincidieron en que el sector atraviesa realidades distintas. Por un lado en el sector agroindustrial el rubro de la maquinaria agrícola viene mostrando fuertes signos de recuperación; por el otro, las firmas vinculadas a la producción de las denominadas líneas blancas atraviesan una situación complicada debido al crecimiento de las importaciones.

“La situación está muy inestable-graficó Roberto Maggi, presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de San Francisco-, hay fábricas de maquinarias agropecuarias con mucho trabajo, pedido de personal y horas extras; pero también hay rubros muy venidos abajo como el sector de líneas blancas, que no puede competir con el ingreso y la falta de regulación de las importaciones”.

Optimismo medido

Según Maggi el ánimo de los industriales no es el mejor y le manifiestan su preocupación. “Los que abrimos todas las mañanas nuestras empresas no sabemos con qué nos vamos a encontrar, no tenemos créditos blandos, las presiones impositivas son muy grandes y se viene un aumento del gas. Es para preocuparse, porque esto después trae un aumento generalizado. No obstante, soy optimista de que vamos a salir adelante, pero nos va a costar”, sostuvo.

La esperanza de Maggi en una recuperación de la economía se refleja en parte en el acuerdo logrado por el Gobierno nacional para reactivar la industria automotriz y duplicar la producción.

“Se está avizorando algún futuro en el sector automotriz que venía siendo uno de los más golpeados. Con los anuncios del Gobierno y después de poner algunas trabas a las importaciones en el rubro, se comenzó a reactivar todo lo que es matricería, que en la ciudad se produce bastante”, comentó.

“Despidos en forma de goteo”

Desde la UOM, Aníbal Tissera aseguró que existen despidos en el sector pero que se producen “en forma de goteo”.

“Hay empresas que cada tres o cuatro meses renuevan personal, muy pocas empresas achicaron el personal. Tenemos casos que empresas de 200 empleados, despidieron 15 pero tomaron 10, por políticas que tienen los empresarios. Pero el despido goteo desde hace años se viene registrando”, comentó el sindicalista.

Luego coincidió con Maggi en que el rubro más afectado es el de la producción de líneas blancas. “Las que son fábricas de lavarropas, secarropas, ventiladores, que si bien continúan con pequeñas producciones, el ingreso de las importaciones los ha afectado”, agregó Tissera. 

“Hay rumores de que dos empresas de San Francisco y una de Morteros podrían presentar vía ministerial el procedimiento, sin embargo no hemos sido notificados todavía”, adujo. Y agregó: “El empresario le hace ver el lado más feo al trabajador, entonces éste se preocupa y se genera un malestar dentro de la fábrica misma. Se genera una incertidumbre para que se preocupe el trabajador y se olvide de sus reclamos y sus derechos”.

Pedidos con dos meses de espera

La producción y venta de maquinaria agrícola continúa firme, producto de la recuperación de la rentabilidad del sector, tras la devaluación y la baja de retenciones.

Fernando Gaviglio, director de la firma Akron, puntualizó que la reactivación del agro se debió a un cambio de políticas y a la baja significativa de las retenciones de los cultivos. “Sobre todo aumentó la superficie sembrada de maíz, lo que hace que se muevan muchas más maquinarias, porque el volumen del maíz es mucho más alto que la soja”, informó.

En la actualidad Akron se encuentra con una fuerte demanda de trabajo, con sus obreros realizando horas extras y con personal pedido en sectores específicos.

“Tenemos algunos pedidos para entrega de maquinaria para dentro de dos o tres meses; cosa que antes no se daba. Incluso estamos incorporando gente en algunos sectores puntuales de la empresa, no es algo masivo, pero si en algunos lugares que vamos necesitando”, remarcó.

 Una empresa planteó el procedimiento de crisis

Una firma radicada en el Parque Industrial presentó esta semana ante Departamento de Trabajo la herramienta conocida como procedimiento preventivo de crisis ante la difícil situación que atraviesan sus finanzas.

Se trata de una empresa dedicada al forjado y mecanizado de piezas, que solicitó esta herramienta para acceder a los REPRO, los paliativos que brinda la Nación a empresas en crisis para colaborar con los sueldos de los trabajadores durante un tiempo. La información fue confirmada por fuentes del Ministerio de Trabajo, aunque todavía no se realizó ninguna audiencia.

_MG_9317

De qué se trata

El procedimiento preventivo de crisis es un mecanismo previsto en la ley nacional 24.013, que concede beneficios a las empresas que atraviesan situaciones de fuerza mayor, por falta o disminución de trabajo no imputables al empleador. La empresa debe presentar la documentación económica y financiera que acredite la situación de crisis, por caso los tres últimos balances certificados por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba.

A partir de la apertura del procedimiento, se abre una instancia de negociación entre la empresa y el gremio que puede o no concluir en un acuerdo. Si la empresa justifica la crisis puede llegar a despedir con una menor indemnización al reducirse el 50 por ciento por pago de antigüedad y suspender sin abonar salarios caídos. También le permite al empresario reducir el pago de las cargas sociales.

Te puede interesar

Te puede interesar