Coronariopatías, las enfermedades más frecuentes del corazón

Salud 09/04/2017
En el marco del Día de la Cardiología Argentina, es bueno recordar cómo prevenir las coronariopatías, enfermedades que surgen cuando se ven afectadas las arterias coronarias.
corazon
Entre los factores de riesgo existen algunos que son modificables, por lo que se puede hacer algo para prevenirlas.

Unas de las enfermedades más frecuentes del corazón son las coronariopatías. A su vez, son una de las principales causas de muerte en el mundo.

Pero para empezar a hablar de las enfermedades del corazón, es fundamental saber cómo está formado. Según detalla Jorge Bianchini, si se empieza desde afuera hacia adentro, el corazón tiene una cobertura serosa que se llama pericardio. Cuando esta estructura de cubierta se enferma se dan las periocardiopatías

Además, el corazón tiene una estructura muscular, que también puede enfermarse, entonces se dan las miocardiopatías.

También, el corazón está irrigado por arterias, que cuando se enferman dan lugar a las coronariopatías.

Por otra parte, el corazón tiene válvulas, que son las que comunican las distintas cavidades del corazón. Estas válvulas se pueden enfermar dando lugar a las valvulopatías.

"Entonces, cuando hay un problema con el corazón tenemos que tratar de ver cuál es la estructura que se enfermó”, revela Bianchini.

"Esas coronariopatías –o cardiopatías isquémicas- son las causas más frecuentes de enfermedades del corazón y lamentablemente en la Argentina, como en casi todo el resto del mundo, son las principales causas de muerte”, asegura el profesional.

Factores de riesgo y prevención

El profesional dividió a los factores de riesgo en modificables y no modificables.

Dentro del primero se encuentran el sedentarismo, el tabaquismo, el sobrepeso, el estrés, el colesterol, la diabetes y la hipertensión.

Dentro del segundo, en cambio, la herencia (cuando en la familia hay un evento cardíaco en un familiar directo pero ocurrido antes de sus 50 años), el sexo (los hombres tienen mayor predisposición que las mujeres de sufrir estas enfermedades) y la edad (en personas mayores la tendencia aumenta).

Por eso, para prevenir este tipo de enfermedades, se recomienda llevar una vida saludable.

A su vez, el profesional aconseja contar con un médico clínico de cabecera.

Síntomas

Según explica Bianchini, uno de los síntomas de la enfermedad es el dolor. “Quien lo sufrió lo describe como un dolor insoportable, muchos dicen que es como si le pusieran una pata de un elefante en el pecho, tal es así que a veces hay que calmarlo con morfina”.

“Sí hay veces que la enfermedad está pero no da síntomas. Fundamentalmente se da en diabéticos o en personas mayores que tienen alguna sensibilidad disminuida”, asegura.

El dolor es intenso, se da en el centro del pecho, y se puede o no irradiar a otras partes del cuerpo. Cuando se irradia hacia el estómago, a veces el paciente lo confunde con un dolor digestivo.

Otros síntomas son la palidez y la transpiración profusa.

“El tiempo es músculo”

El profesional asegura que cuando se trata de un infarto, “si uno actúa antes de las seis horas, o mejor aún, antes de las 4 horas, tiene la posibilidad de evitar la necrosis. Entocnes en esas horas la institución hospitalaria puede ofrecer algún procedimiento con medicamentos para tratar de diluir ese coagulito o inclusive hacer algún cateterismo de urgencia y ver la posibilidad, si realmente hay una arteria obstruida en forma significativa, revascularizar”.

“Más vale pecar por exceso que por déficit”, recomienda.

Te puede interesar

Te puede interesar