Comprar una casa habitable ya cuesta más de un millón de pesos

Construcción 22/01/2017
¿Cuánto sale una casa en San Francisco y qué opciones hay? Los precios de las viviendas aumentan cada seis meses mientras que los salarios pierden poder adquisitivo. Los requisitos para acceder a créditos son muy difíciles para la mayoría.
Ampliar
Para aspirar a un crédito, generalmente se debe contar con un ingreso superior al promedio.

En el país, y a partir de los datos que arrojaron los censos de 2001 y 2010, se sabe que el número de inquilinos aumentó en los últimos años. En San Francisco la tendencia se repite, aunque no hay datos concretos y oficiales. La casa propia parece una utopía para las clases media y baja y cada vez es más difícil acceder a un crédito acorde a los precios, que cotizados en dólares, suben periódicamente.

Cuánto sale una casa

De acuerdo a lo relevado con algunas inmobiliarias de la ciudad, comprar una vivienda cuesta más de medio millón de pesos.

Aquellas que pueden servir a beneficiarios del Procrear empiezan en poco más de un millón de pesos. Se trata de casas habitables y en buen estado, generalmente de dos dormitorios, con living/comedor, cocina, uno o dos baños, cochera y patio.

Por otra parte, existen también casas en 800 mil pesos, básicas, que necesitan algunas remodelaciones, así como algunas más económicas en alrededor de 500 mil pesos que necesitan de más trabajo para convertirse en habitables. En estos casos prácticamente no existe la opción de la financiación, salvo en algunos casos en que se permiten realizar dos o tres pagos.

Los aumentos en los valores se dan generalmente cada cinco o seis meses y son incrementos de cerca del 1 por ciento.

Para alquilar, una pareja que desee optar por un departamento de un dormitorio en San Francisco debe pensar en desembolsar al menos 2900 pesos de alquiler más algo más por expensas, impuestos y servicios. Las opciones en casas de dos dormitorios van desde los 5500; y de tres, a partir de los 6 mil.

_MG_9513
Cooperativa

Existe otra opción para intentar llegar a la casa propia y es a través de una cooperativa. Las firmas que hay en el mercado ofrecen distintos modelos, con distintos precios, pero a la vivienda se accede luego del pago de cierto porcentaje del monto total o a través de un sorteo, es decir, luego de varios años. Esto se torna complicado para las familias que no cuentan con terreno, ya que primero deben comprar uno. Quienes además deben afrontar el costo de un alquiler tienen el panorama más complicado.

Casas prefabricadas

Numerosas empresas ofrecen viviendas prefabricadas, es decir, casas construidas a partir de secciones estandarizadas. Por lo general, estas viviendas son más económicas y cuando son entregadas son aptas para ser habitadas. Suelen incluir instalaciones de agua fría y caliente, electricidad y aberturas. Para poder optar por esta opción, en la mayoría de los casos el cliente debe contar con el terreno o el espacio físico y saldar la mitad del monto. La construcción se entrega entre los 60 y los 90 días después de saldado el anticipo o la primera mitad del precio de contado. Los modelos más económicos rondan los 275 mil pesos mientras que hay otros de 383 mil, 451 mil, y más de un millón de pesos.

El caso de Porteña

En Porteña, por ejemplo, se creó el Fondo Municipal de Vivienda, un organismo autárquico de la Municipalidad y administrado por la Comisión Municipal de Viviendas, integrada por el intendente, tres concejales, dos adherentes del plan y un representante técnico. Se accede al plan mediante una inscripción y contrato.

El valor de la cuota es igual al costo de medio metro cuadrado de construcción por mes, variable al precio de mercado, monto que se duplica a partir del momento en que el adherente recibe la casa. La adjudicación de la vivienda se realiza por sorteo o por pago total. Entre los requisitos principales figura la falta de vivienda propia, la demostración de ingresos y la escritura del lote baldío. A fines de 2015 y tras cuatro años de gestión del intendente Carlos Baigorria, ya se habían entregado 50 viviendas.

Créditos

Existen muchos tipos de créditos. Cada entidad bancaria hace distintos ofrecimientos. Lo cierto es que los ingresos que se piden suelen ser muy superiores a los que hoy una familia tipo percibe en el país.

Asentamientos

Existen, también, familias que por uno u otro motivo no tienen trabajo o una relación laboral formal. Eso les impide hacer frente a un alquiler, y mucho más a costear un terreno o una vivienda de cualquier tipo. En San Francisco, ese fue uno de los principales motivos por el cual numerosas familias decidieron ocupar terrenos del Estado, en este caso los que rodean al ferrocarril Belgrano, e incluso convertir en vivienda los vagones y galpones en desuso. Según un relevamiento de El Periódico hecho el año pasado, en el lugar viven unas setenta personas. En algunos casos no tienen agua, luz, ni baño en condiciones.

Te puede interesar

Te puede interesar