Mar del Plata: no suspendieron las fiestas pero no las van a autorizar

Más información 11/01/2017
Confusa decisión. El intendente de General Pueyrredon, Carlos Arroyo, había anticipado ayer por Twitter que se suspendían todas las fechas, pero ahora que no las autorizan
Ampliar
Carlos Arroyo, decidió suspender las fiestas electrónicas en la ciudad de Mar del Plata para lo que resta de la temporada.

Confusión pura aportan los funcionarios municipales ante el no rotundo que ayer habían anunciado para las fiestas electrónicas en este distrito durante este verano. Ahora fue el propio intendente de General Pueyrredon, Carlos Arroyo, quien insistió en que de "ninguna manera están suspendidas" pero que "no las va a autorizar".

El tuit oficial de la Municipalidad de General Pueyrredon había confirmado ayer por la tarde que "se suspenden las fiestas de música electrónica en Gral. Pueyrredon desde la fecha por decreto firmado por el intendente Arroyo". Y agregaba que la decisión se basaba en "preservar la salud de personas en un ámbito donde se produce consumo de drogas y alcohol".

"No sabemos qué decisión tomó el intendente", reconoció el empresario Matías Iriarte, uno de los organizadores de estas "raves" que tenían fechas muy fuertes para los próximos fines de semana, con artistas extranjeros que ya tienen cachets pagos. Había al menos 17 eventos confirmados en distintos espacios, la mayoría paradores de playa.

¿Qué decidieron?

Arroyo se fue y en la sede de gobierno quedaron miembros de su gabinete y, en otra oficina, los productores de las fiestas electrónicas, ansiosas por conocer en detalle el texto final que resume la decisión adoptada por las autoridades locales.

El malestar entre los empresarios era más que evidente y, según trascendió, ante una prohibición de las fiestas programadas avanzarían con demandas contra la comuna y gestiones prontas para llevar los eventos tal como estaban previstos a alguna localidad vecina.

Según trascendió, la decisión del intendente estaría basada en evitar que se propague el consumo de drogas, algo que se presume habitual en este tipo de fiestas. Aunque para algunos productores podría tener el efecto contrario, con la proliferación de fiestas ilegales.

Fuente: La Nación.

Te puede interesar

Te puede interesar