Una multitud siguó la canonización desde Traslasierra

Más información 16/10/2016
Más de 30 mil personas participaron de la vigilia y presenciaron la ceremonia de canonización del santo argentino en el Parque Providencia de Villa Cura Brochero
Ampliar
A las 6.25 en punto los peregrinos estallaron en aplausos. (Foto: Gobierno de Córdoba)

Más de 30.000 personas permanecieron en vigilia en la noche del sábado y este domingo en el Parque Providencia del Obispado de Villa Cura Brochero para presenciar la transmisión en vivo desde el Vaticano por la canonización del "Cura Gaucho", declarado santo por el Papa Francisco.


La claridad de un cielo algo nublado le fue ganando a la noche en el Valle de Traslasierra, mientras los peregrinos afrontaban el frío (14 grados) con el tradicional mate y miraban atentos y en silencio las imágenes que llegaban por la señal de la TV Pública. La calma solo se modificaba cuando se escuchaba el nombre de José Gabriel Brochero a través de los parlantes que transmitían en directo desde el corazón de Roma y sus voces se multiplicaban en cada rincón de este pequeño poblado del oeste cordobés.

A  las 6.25 en punto los peregrinos congregados en el Parque Providencia de Villa Cura Brochero estallaron en aplausos y se fundieron en un abrazo de emoción cuando el papa Francisco dio la bendición a Nicolás Flores, quien había quedado en estado vegetativo tras un accidente en su niñez, y cuya recuperación sus padres la adjudican a un milagro del "Cura Gaucho".

El adolescente de 16 años había tenido un accidente vial cuando tenía solamente 11 meses de vida, y cuando los médicos ya no creían que podría tener una vida normal se recuperó ante todos los pronósticos de la ciencia.

Este domingo Nicolás estuvo presente en el Vaticano, ya que en 2013 su caso fue determinante para la beatificación de José Gabriel Brochero.

Cuando Nicolás Flores enmudeció a la ciencia, ha recuperado el habla y el movimiento, dos facultades que dependen exclusivamente de la parte del cerebro que perdió. Su familia le atribuye el milagro al Cura Brochero.

Anoche, durante la vigilia, el vicegobernador de Córdoba, Martín Llaryora, afirmó que el Cura Brochero,  “es una imagen a imitar, un modelo a seguir”.

“Creo que nunca pensó que iba a ser santo, siempre actuó con sus pensamientos, con su convicción. Él muere con lepra porque asistía a los enfermos a los que nadie se quería acercar, y él estaba ahí”, comentó Llaryora a Télam en la puerta de la iglesia de Villa Cura Brochero, sector que se colmó de gente que buscaba reparo de la lluvia que impidió seguir con la vigilia en la plaza.

Pasada la medianoche la lluvia se calmó y los peregrinos volvieron a tomar las calles de la ciudad y regresaron al predio de la Providencia del Obispado desde dónde siguieron la ceremonia desde el Vaticano.

Comentado sobre su recorrida del sábado en el marco de los festejos por la canonización, Llaryora expresó: “La verdad que todo el día ha sido especial, estuvimos en Santa Rosa de Río Primero, en Carreta Quemada específicamente, donde él nació, estuvimos visitando su casa”.

Sobre la obra de Brochero, el vicegobernador destacó que “era un cura, un pastor con olor a oveja, que vino a una zona muy pobre, que no tenía comunicación y peleó por caminos, faltaba educación y abrió escuelas, faltaba producción porque era complicado el agua, e hizo riego, generó acueductos, peleó por el ferrocarril”.

“Es alguien que predicaba el evangelio, pero que lo aplicaba también en su vida diaria, así que todo un ejemplo en su vida, en su lucha. Era un cura de curas, toda una imagen para seguir”, continuó.

Por último, Llaryora destacó: “Me parece que supera la historia de nuestro ‘curita gaucho’, supera al catolicismo, se convierte en una imagen hacia todos y para todos”.

Te puede interesar

Te puede interesar