Incertidumbre en los padres que inscriben a sus hijos al jardín de 4

Sociedad 15/10/2016
El jueves próximo termina la preinscripción. En las públicas se sigue anotando, en la mayoría de las privadas no hay más cupo. Habrá sorteo en diciembre.

Muchos padres se encuentran preocupados porque no saben si sus hijos podrán comenzar el jardín el próximo año: “No encuentro jardín para mi hija, ni público ni privado”, asegura Mauricio, quien recorre desde hace varios días cada escuela para para poder anotar a su niña el ciclo inicial 2017: “Es desesperante esperar hasta diciembre para saber si hay vacante o vas a un sorteo que lo defina”.

Hasta el próximo 20 de octubre se lleva adelante la preinscripción para nivel inicial y en las escuelas trabajan con un ritmo intenso. En el jardín del colegio José B. Iturraspe se siguen recibiendo las planillas de preinscripción y según le informaron a El Periódico –junto a consultas- suman unas 30 por día. En este establecimiento hay cuatro las salas de 4, dos por la mañana y dos por la tarde, con capacidad para 25 chicos en cada una.

DSC08835

En la escuela Primera Junta, donde son tres las salas de 4, también aseguran que habrá excedentes. Desde el jardín indicaron que allí tratan de respetar el radio urbano donde funciona el establecimiento infantil, algo que no rige en la actualidad como en años anteriores.

En los colegios privados el escenario es más complicado. En el Instituto San Francisco de Asís (Isfa) hay un cartel en la puerta avisando que no quedan vacantes. En la escuela bilingüe Dante Alighieri, la directora de Nivel Inicial, Susana Lagnasco, explicó a El Periódico que tampoco cuentan con cupo para nuevos alumnos: “Nos han desbordados las consultas, hay una lista de espera de unos diez niños”, indicó.

Cabe resaltar que la prioridad de ingreso la tienen primero los hermanos de los alumnos del jardín que pasan a Sala de 5 años, y luego los hermanos de los que ya concurren al colegio primario de la misma institución. Después es el turno de los preinscriptos que deberán esperar en muchos casos hasta diciembre para conocer si ingresan o no en uno de los dos jardines (límite) en que sus padres los anotaron.

Te puede interesar

Te puede interesar