Proyecto de la “Escuela de Campo” clasificó a Feria Nacional de Ciencias

Educación 14/10/2016
Alumnos de cuarto y quinto año sustituyen parte del alimento de pollos con yerba mate descartada. El proyecto se presentará en la instancia nacional de la Feria de Ciencias, en los primeros días de noviembre.
Ampliar
Docentes y alumnos del proyecto. (Foto: Ipea 222)

Alumnos del IPEA 222 “Agrónomo Américo Almes Milani” obtuvieron el pase la Feria Nacional de Ciencias que se desarrollará en Córdoba en noviembre, con un innovador proyecto en que crían pollos con yerba mate descartada.

La importante clasificación al certamen nacional la obtuvieron  en la instancia provincial de la Feria de Ciencias, realizada en Carlos Paz del 5 al 7 de octubre, con su proyecto “’¿Tomamos mate? No, criamos pollos”.

Los estudiantes de la “Escuela de campo” se destacaron sobre 200 trabajos de diversa índole, provenientes de toda la provincia. La feria nacional tendrá lugar en Córdoba capital, del 1 al 4 de noviembre. Aproximadamente 800 proyectos serán expuestos en esa oportunidad.

 

El proyecto

Lo llevan adelante alumnos de 4º y 5º año del ciclo orientado, en el marco de la materia de Producción Animal. “Todo esto nació de la curiosidad de ver qué pasaba”, explicó a El Periódico la docente a cargo, Mabel García. Comenzaron en abril, y la intención fue enfrentar los elevados costos del maíz, producto de la crisis económica.

El proceso consiste en suplantar el 5% del maíz con el cual se alimenta a los pollos por yerba mate de descarte industrial, brindada por la empresa yerbatera CBSé. Ambos alimentos aportan el mismo porcentaje de proteína, con la diferencia de que la última no aporta cantidades significantes de materia grasa.

Con este sustituto “se mejora la calidad nutricional, y sobre todo se mejora la calidad de la carne que se ofrece al público”, afirmó la profesora. Las fibras presentes en la yerba equilibran la nutrición de las aves, ya que son omnívoras y precisan de otros nutrientes además de los ofrecidos por el maíz.

 

Bueno para todos

“La yerba mate tiene propiedades muy buenas”, insistió la encargada del proyecto, explicando que brinda potasio, magnesio, vitaminas del grupo B y antioxidantes. A pesar de tener mateína, un estimulante presente en la yerba, no le quita el sueño a los pollos ni les da nerviosismo, sino todo lo contrario: les da una sensación de bienestar. “En un espacio tan reducido como en el que se crìan los pollos, es importante que estén tranquilos y no tengan voracidad”, añadió.

“Es un beneficio para el animal, porque tienen una alimentación más equilibrada al consumir más fibra; es un beneficio para la producción, porque no afecta la estabilidad del sistema; beneficia al consumidor porque ofrecemos una carne sin residuos químicos, con las propiedades de la yerba mate, de mejor textura y sabor; y es un beneficio para el medio ambiente, porque estamos dándole un valor agregado a un producto excedente de fábrica que se desecha normalmente”, aseveró.

Además, estos pollos parrilleros son criados libres de antibióticos, lo que evita los residuos químicos en la carne. “Que haya antibióticos en la carne no es bueno para la salud del consumidor, porque las bacterias se vuelven cada vez más resistentes y después es imposible combatirlas”, aseguró García.

 

Mucho por investigar

“Los resultados son muy buenos, pero son provisorios. Se pueden hacer muchas cosas a partir de esto. Sólo hay que seguir”, dijo la docente. El objetivo es continuar con el proyecto, realizando diferentes investigaciones y pruebas, aplicando la yerba mate en distintas proporciones, como sustituto y como suplemento.

Te puede interesar

Te puede interesar