El cementerio judío en estado de abandono

Sociedad 10/10/2016
Las raíces de los árboles levantaron varias de las tumbas. El portón de ingreso se encuentra roto y abandonado dentro del predio.

A una calle de distancia del cementerio municipal se encuentra el cementerio judío, en dirección al Parque Industrial. El predio es pequeño y existen unos cincuenta nichos de cemento y de piedra. Muchos de ellos no tienen ningún nombre, aunque alguna vez alguien de carne y hueso fue sepultado en ese sitio.

El lugar es de acceso libre debido a que el portón de hierro de la entrada se encuentra roto y abandonado. El pilar de ladrillos que rodea el predio también está dañado.

DSC08782

Este cementerio data de la década del veinte. Poco antes llegaron las primeras familias judías a nuestra ciudad y en un par de décadas la colectividad sumó cincuenta familias.

DSC08771

Anonimato

El predio pertenece desde hace unos 15 años a la Municipalidad. Fue cedido por la Colectividad Israelí local. Adolfo Kuznitzky, uno de sus integrantes, contó a El Periódico que por ese entonces muchas tumbas sufrieron el robo de las placas de bronce que identificaban a la persona fallecida: “Cedimos el terreno a la Municipalidad a cambio de que lo mantenga en condiciones y controlado”, explicó.

DSC08765

Por el robo de placas muchas tumbas quedaron en anonimato aunque algunas pudieron ser identificadas por la Colectividad siendo marcadas en la propia piedra. Kuznitzky recordó una anécdota relacionada a este tema: “Varios años atrás, un abogado cordobés prestigioso llamado Jorge Stolkiner vino a sepultar a su padre a San Francisco. Desde la Colectividad se le planteó el abandono que tenía el lugar y se comprometió a hacer gestiones en Córdoba y se llevó el libro con el registro de fallecidos y también las actas de la institución, las cuales terminó perdiendo”, narró, agregado que pese a los esfuerzos jamás pudieron recuperarlas.

DSC08773

Deterioro

Algunas de las tumbas se encuentran levantadas por las raíces de los frondosos árboles que tiene el lugar, otras están rotas. También se observa una que todavía conserva la placa de bronce. Es la de una bebé llamada Amalia, quien según dice la lápida falleció dos días antes de cumplir sus dos años de vida. Está sepultada en ese lugar desde el 14 de diciembre de 1943.

Pedido de mejoras

El Concejo Deliberante aprobó por unanimidad un proyecto de resolución presentado por el concejal Carlos Roffé del bloque Cambiemos. En el mismo se pide arreglos y mantenimiento en el cementerio judío.

DSC08767

 

Te puede interesar

Te puede interesar